Foto: Colprensa



La defensa del general en retiro, Henry Torres Escalante, interpuso una acción de tutela ante la Corte Suprema de Justicia para revocar la medida de aseguramiento que existe en su contra dentro del proceso que se le adelanta por su presunta responsabilidad en un caso de "falso positivo".

En la acción judicial, el oficial pide que sea revocada la recaptura que emitió en su contra la Sala Penal del Tribunal Superior de Yopal al considerar que se trata de una medida “desfavorable, injusta y excesiva”.

En este caso la Fiscalía investiga al oficial por su presunta participación en la ejecución de un campesino y su hijo, menor de edad, quienes fueron presentados como guerrilleros abatidos en combate.

(Lea también: Se entregó el general (r) Torres Escalante, procesado por falsos positivos)

“Esperamos que el general Torres Escalante pueda probar su inocencia estando en libertad, porque ninguno de los fines de la medida de aseguramiento puede sustentarse en la actualidad”, señaló Jaime Granados, abogado del general.

El abogado Jaime Granados señaló que “la aplicación de la Jurisdicción Especial para la Paz y sus normas al menos en lo que a los militares respecta, sigue en absoluta incertidumbre”.

El jurista hizo énfasis que durante la etapa de juzgamiento, el mayor general aceptó voluntariamente la competencia de la Jurisdicción Especial para la Paz, manifestación que no puede confundirse con una aceptación de responsabilidad, sino de la competencia de los órganos que la componen y la aplicación de un procedimiento especial que se supone, ofrece suficientes garantías para el proceso.

(Lea también: Tribunal ordena recaptura del general (r) Torres Escalante, procesado por falsos positivos)

En su momento, la Fiscalía llamó a juicio a Torres Escalante por presuntamente haber ordenado la ejecución extrajudicial de los campesinos Daniel Torres y su hijo, Julio Torres, en hechos registrados en la finca El Triunfo, en el municipio de Aguazul (Casanare) el 6 marzo de 2007.

En el escrito de acusación, la Fiscalía citó a un grupo de testigos, entre los que se encuentran varios integrantes de la Brigada XVI del Ejército con sede en Yopal, quienes aseguraron que el general había planeado la incursión a la finca y el asesinato de estas dos personas para presentarlos como guerrilleros del ELN.

El plan, según señalaron los testigos, tenía como finalidad silenciar a los dos jornaleros, quienes eran testigos en otros casos de “falsos positivos” en los que habrían participado otros integrantes del Ejército Nacional en la región.

Los militares señalaron que habían recibido instrucciones precisas a la hora de ejecutar esa acción por parte del general Torres.