Cargando contenido

Borrero asegura que ya había acordado con el presidente Duque la fecha de su salida.

Gloria María Borrero
Gloria María Borrero, ministra de Justicia.
Foto: Colprensa

Gloria María Borrero, ministra de Justicia, renunció al cargo. Se trata del primer miembro del gabinete del presidente Iván Duque que sale de su gobierno.

Su reemplazo será Margarita Cabello Blanco, expresidenta de la Corte Suprema de Justicia y actual magistrada de ese tribunal.

Lea también: Constituyente, el debate tras caso Jesús Santrich y renuncia de Néstor Humberto Martínez

Borrero confirmó la noticia de su renuncia en entrevista con José Manuel Acevedo, subdirector de Noticias RCN, y aseguró que su salida del ministerio no está relacionada con el caso de 'Jesús Santrich', a quien la JEP amparó con el beneficio de no extradición, y que ya había acordado la fecha con Duque.

"Son los cambios normales de cualquier gobierno. Era una conversación que teníamos desde hace varias semanas con el presidente", dijo.

Según Borrero, su labor en los nueve meses que duró en el Gobierno era ayudar a forjar una reforma a la justicia.

"Yo vine a una tarea que era ayudarlo en esta primera etapa del Gobierno a planear y a dejar la impronta para una posible reforma a la justicia, para el mejoramiento del sistema penitenciario y carcelario, para la lucha contra las drogas ilícitas y para acercar la justicia a los ciudadanos", explicó la ministra.

"Ya acabamos todo este proceso de planeación, ya estamos dando resultados, y yo creo que llegó el momento de que el Ministerio de Justicia necesite otro liderazgo", concluyó.

Lea también: Jesús Santrich espera pasar de La Picota al Congreso, dice su defensa

Gloria María Borrero es abogada egresada de la Javeriana, con especialización en derecho administrativo de la Universidad Javeriana. Antes de asumir como ministra de Justicia ejercía como directora de la Corporación Excelencia en la Justicia. 

Desde que llegó al gobierno de Iván Duque anunció que impulsaría una reforma constitucional para que el narcotráfico y el secuestro no fueran considerados conexos con el delito político.

Uno de los casos por los que más sonó fue el de la carta que la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) envió para pedirle pruebas a Estados Unidos por el proceso contra 'Santrich'. Ella mismo confirmó que la misiva se había extraviado en el servicio estatal de correo 4-72 y que por eso no llegó en el tiempo previsto.

 

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido