El Gobernador del Cauca, Óscar Rodrigo Campo, aseguró que el próximo 14 de Septiembre se realizará en la ciudad de Popayán una gran jornada nacional por la paz.


El funcionario indicó que luego de más de cinco décadas de enfrentamiento armado, miles de personas saldrán a las calles para apoyar la paz en una región que históricamente se ha visto muy golpeada por la violencia.


"Esta marcha reúne todas las expresiones de la sociedad caucana, empresarios, sindicalistas, indígenas y afro para que los ciudadanos puedan decir que están hartos de la guerra pero esperanzados en la paz" dijo.


Indicó que "el departamento del Cauca siente este proceso como algo muy importante y necesario para nuestro país... hemos sido escenario de la guerra de Colombia por más de 50 años y hemos padecido las inclemencias del enfrentamiento entre el Gobierno y las Farc".


El Gobernador Campo manifestó que se mantendrá la misma cantidad de miembros de la fuerza pública en esa región para reforzar la vigilancia y verificación del cumplimiento de los acuerdos de las tres zonas de ubicación de guerrilleros habilitadas en el Cauca.


"Las comunidades indígenas del Cauca aceptaron la zona veredal transitoria que estaba pendiente en Caldono(…) y hemos construido conjuntamente con esas comisiones de verificación todo lo que genera temores en la gente" aseguró.


Expresó que "hay que revisar cómo va a imperar el trabajo de la justicia para que de una u otra manera, no se generen temores ni desconfianza y seguir construyendo la región".


En ese sentido, dijo que "el mismo pie de fuerza continúa y todos estos batallones y brigadas hacen parte de los controles que haremos en el Cauca".


El Gobernador del departamento del Cauca señaló que en esa región es necesario empezar a combatir de manera efectiva, otros tipos de violencia como los cultivos ilegales y la minería ilegal, a través de nuevas alternativas laborales y sustitución de siembras.


"Estos son los principales focos de financiación del conflicto armado... Hay que garantizar la no repetición y acá hay más de 10 mil hectáreas de coca y muchas zonas de minería ilegal" expresó.


Sostuvo que "en eso hay que trabajar...tenemos que darle respuestas a los campesinos que hoy siembran coca a través de nuevas alternativas que les permitan cambiar su economía".


Finalmente, el gobernador Óscar Rodrigo Campo se mostró confiado en el apoyo económico del Gobierno para poder sacar adelante todos los proyectos previstos tras la firma de la paz, teniendo en cuenta que esa región ha sido una de las más afectadas en medio del conflicto armado con las Farc.