Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Gobierno reforzará seguridad en zonas transitorias acordadas con las Farc

Mesa de conversaciones de paz en La Habana, Cuba / Foto Colprensa -Cortesía


Los negociadores del Gobierno nacional aseguraron desde La Habana que junto con delgados de las Farc se están tomando todas las medidas para poder garantizar la seguridad tanto de los ciudadanos como de los guerrilleros que se desmovilicen, en las Zonas Veredales Transitorias y los campamentos, tras la firma del acuerdo final de paz.


El jefe del equipo del Gobierno, Humberto de la Calle, agregó que estos lugares, que ya fueron definidos en 12 departamentos, deberán cumplir con una serie de criterios que puedan satisfacer las necesidades tanto del Gobierno como de las Farc.


"Hay un esfuerzo inmenso de las Fuerzas Militares de señalar unos criterios muy exigentes sobre esas zonas que se mantienen, como una distancia considerable de las fronteras, que sean zonas de poca población o sin población y de fácil acceso para poder ser verificadas", dijo.


Agregó que "ninguna autoridad va a ser desplazada. Cada Alcalde e inspector de policía continuará ejerciendo sus funciones en la jurisdicción donde trabaja y acá no hay despeje ni sacamos autoridades".


Por su parte, el comisionado de Paz, Sergio Jaramillo, añadió que las condiciones para la población civil que estarán en las zonas aledañas a dichos campamentos no cambiarán y dijo que la Fuerza Pública los seguirá protegiendo.


"Los campamentos son muy pequeños y no deben afectar a la población civil. La vida debe seguir su curso normal y se han hecho todos los esfuerzos para que ellos no se vean afectados", expresó.


El comisionado de Paz negó que el Gobierno vaya a ofrecer salarios para los guerrilleros que se desmovilicen y reiteró que lo que se van a ofrecer son incentivos para la conformación de sociedades que no solo los beneficie a ellos, sino a las comunidades en las que se van a concentrar.


"No tenemos en consideración sueldos a los hombres que entreguen las armas, pero sí tendrán apoyos", aseguró.


Añadió que "estas personas se van a asociar para que puedan poner en marcha unos proyectos y programas de mayor envergadura a través de cooperativas agrícolas, de manera que no solo beneficie a los hombres de las Farc sino a esa comunidades".


Frank Pearl, delegado del Gobierno en la mesa de La Habana, dijo que el Gobierno actuará con contundencia frente a los grupos armados ilegales que delinquen en las zonas aledañas a los lugares de concentración, con el fin de garantizar la seguridad de los ciudadanos y de los guerrilleros que se desmovilicen.


"Las zonas van a traer mayor seguridad a los colombianos y sin excepción habrá contundencia sobre los actores que estén en la ilegalidad y eso incluye el ELN si no se integra al proceso de paz" sostuvo.


Firma del acuerdo final de paz


Humberto de la Calle precisó que el Gobierno tiene un afecto especial por Cuba, gracias a toda su colaboración durante el proceso de paz, pero enfatizó que la firma del acuerdo final se realizará en Colombia.


"El momento y la ubicación de la firma final es un proceso que está en marcha y el Gobierno tiene un reconocimiento con la ayuda fundamental de Cuba; luego tendremos un gesto una vez terminadas las negociaciones", aseguró.


De acuerdo con De la Calle, en Colombia se deberá formalizar lo que se acuerde en La Habana, Cuba.


Oposición al proceso


El senador e integrante de la mesa de conversaciones Roy Barreras dijo que son muy pocos los colombianos que no quieren la paz y agregó que por ello, hay que protegerla para que sea duradera.


"Hay algunas voces o diría yo una voz discordante y es la del senador y expresidente Uribe quien reconoció que la paz es un hecho porque dijo que es una paz herida", expresó.


Barreras dijo al senador Uribe que "la paz está volando; y si estuviese herida habría que cuidarla y protegerla para el bien de los colombianos".


El senador Roy Barreras indicó que la respuesta de los colombianos frente al proceso ha sido positiva y se verá reflejada a través del plebiscito con el que se busca ponerle fin al conflicto.


"Lo que vimos ayer en Colombia fue un entusiasmo espontáneo con alegría de que por primera vez en medio siglo, es posible el fin de la guerra", dijo.


Afirmó que "cada ciudadano en las próximas semanas, será fundamental para poder desarmar a las Farc y poder parar la guerra".


Entrega de armas de las Farc


Con relación a la entrega de armas, el comisionado dijo que se fijó en un plazo máximo de 180 días, después de la firma del acuerdo final.


"Eso quiere decir que las armas, los materiales y las minas serán destruidas 'in situ' y luego se recogerán esas armas de apoyo como granadas y otros elementos, a más tardar el día 60 después del acuerdo", precisó.


Agregó que habrá tres fases con plazos de 90, 120 y 180 días para entregar de manera individual las armas que portan cada uno de los guerrilleros de esa organización, bajo la vigilancia de las Naciones Unidas.


"Los miembros de las Farc entregan de manera individual sus armas y deberán ponerlas en unos contenedores a los que solo tendrá acceso la ONU", señaló.


Jaramillo dijo que con estas armas se construirán una serie de monumentos, mientras De la Calle negó que se vayan a entregar fusiles viejos que no hacen parte del arsenal de las Farc.


Añadió que "hay una sospecha de la entrega de unos fusiles viejos y no del armamento y cada arma será inventariada y se registrará por parte de la ONU".


Desarrollo del campo en el posconflicto


El empresario Gonzalo Restrepo manifestó que con la paz, la economía nacional mejorará ostensiblemente a través de la inversión en el campo.


"El 30% de la gente vive en el campo y el 70% en las ciudades y los empresarios han tendido poco acceso precisamente en las zonas rurales por los problemas de seguridad", expresó.


Indicó que "con esta decisión se abren todas las posibilidades para el desarrollo económico si podemos acceder en estas regiones".


Finalmente, los negociadores del Gobierno en Cuba resaltaron los avances del proceso de paz en estos casi cuatro años y le enviaron un mensaje a los ciudadanos y a los guerrilleros para que se logre una paz duradera y estable.


"Lo que está sucediendo en Colombia es realmente histórico y el hecho de que somos una comunidad que podemos resolver unas diferencias a través de una democracia es muy importante", dijo Humberto de la Calle.


Por su parte, Frank Pearl afirmó que "cuando uno ve a las víctimas del conflicto, vemos que todos somos de carne y hueso. A los que vuelven a la vida civil les digo que tienen una enorme responsabilidad para cumplirle al país en el progreso y la reconciliación".