La idea es implementar proyectos con fuentes no convencionales de energía para las zonas no interconectadas. El Instituto Nacional de Planificación y Promoción de Soluciones Energéticas (IPSE) firmó un convenio con del Departamento para la Prosperidad Social que permitirá que aquellos territorios apartados del país, que se denominan zonas no interconectadas, tengan energía las 24 horas del día. Se trata de un acuerdo de cooperación “para el desarrollo de proyectos con fuentes no convencionales de energía (FNCE)”, que según el comunicado del IPSE, tendrá el propósito de “mejorar la condición de vida de los habitantes de las zonas más alejadas del país”. El directos del IPSE, Gerardo Cañas, explicó que “con este tipo de convenios busca contribuir en el mejoramiento de la calidad de vida de 107.975 usuarios que habitan en las zonas no interconectadas de Colombia, las cuales aún no cuentan con el servicio de energía eléctrica”. El convenio fue firmado en Quibdó, Chocó, en presencia de María Otilia Palacios, la dueña de la casa piloto en donde se implementó un sistema fotovoltaico, que funciona a través de radicación solar. El convenio también incluye capacitación a la comunidad y a las empresas prestadoras de energía para optimizar la prestación del servicio a los habitantes de las zonas más apartadas del territorio nacional.