Foto AFP



El presidente Juan Manuel Santos y los dirigentes del partido político Farc ofrecieron dos balances distintos al reunirse el jueves en Cartagena para revisar los avances tras el primer año de los acuerdos de paz. (Lea aquí: Queremos que no se toquen ni se modifiquen los Acuerdos: Farc)

La paz de Colombia "atraviesa uno de sus momentos más difíciles" tras la firma del pacto en noviembre de 2016, advirtieron los líderes de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (Farc), el partido político que conservó las siglas de la insurgencia.

Los representantes de la exguerrilla se quejaron de múltiples incumplimientos durante la reunión de la Comisión de Seguimiento, Impulso y Verificación a la Implementación (CSIVI) del acuerdo, compuesta por miembros del gobierno y de la Farc. (Lea también: Son claros los avances que registra la implementación del Acuerdo de Paz: Santos)

Santos asumió un tono más optimista. "Pusimos fin a un conflicto de mas de medio siglo, sentamos las bases institucionales y normativas y avanzamos decisivamente en la construcción de la paz", señaló.

Aun cuando ha salvado miles de vidas, el pacto que significó el desarme y transformación en partido del grupo rebelde más grande de América, no despierta el entusiasmo general, y en el caso de los exguerrilleros crece la "inconformidad y desencanto", advierten sus líderes.

"Hay una implementación en marcha, pero no quisiera que nadie devaluara la trascendencia del acuerdo de paz con la discusión sobre los grados de implementación", zanjó el expresidente del gobierno español Felipe González, verificador internacional junto al exmandatario uruguayo José Mujica.

El pacto, además de la participación política de la Farc, prevé reformas rurales y políticas, así como un sistema especial de justicia para los crímenes más graves. (Lea: Farc asegura que Acuerdo de Paz atraviesa por un momento difícil)

Entre sus reclamos, la exguerrilla apunta que la Jurisdicción Especial de Paz "fue desfigurada en los debates del parlamento y su texto actual no es el consensuado entre las partes".

También anunció que elevará consultas ante la ONU y el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) como un "derecho que tienen las Farc de exigir lealtad a lo firmado".

Rodrigo Londoño (Timochenko), el jefe y candidato presidencial de la Farc no asistió, pues se encuentra en Cuba, a donde viaja para tratarse desde que sufrió en julio un accidente cerebral transitorio.

Se espera que los expresidentes Felipe González y Pepe Mujica también se reúnan con el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la última guerrilla que reconoce el gobierno y con la que busca un acuerdo similar al que selló con las Farc.

Las partes pactaron un alto al fuego que expira el nueve de enero, la misma fecha en que inician un nuevo ciclo de conversaciones en Quito.

Un miembro de la delegación del ELN le dijo a la AFP que tienen la disposición de reunirse con los expresidentes, pero aún no hay una fecha definida.

Por AFP