Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Cultivos ilegales en Colombia
Cultivos ilegales en Colombia.
AFP

El Gobierno anunció que ya tiene lista la estrategia de la Política Antidrogas que, según la ministra de Justicia, Gloria María Borrero, no afectará al hombre y tampoco al medio ambiente, al atacarse directamente todos los eslabones del narcotráfico.

El anuncio lo realizó en el marco del debate de control político sobre la aspersión aérea con glifosato que se cumplió en la Comisión Primera de la Cámara, donde ratificó que la erradicación forzosa va a continuar por lo que están estudiando diferentes opciones para reducir esos cultivos ilícitos, al tener como objetivo golpear toda la cadena productiva de la cocaína y demás sustancias ilícitas.

A su vez la ministra reiteró que “se adelantan acciones que serán presentadas en dos semanas de ¿cómo vamos a desmantelar las infraestructuras de producción? como los famosos laboratorios o cristalizaderos, en una serie de operaciones que van a golpear toda la cadena del narcotráfico”.

Le puede interesar: Alcaldesa de Policarpa pide al Gobierno no retomar fumigación con glifosato

Señaló además que “se trabajará en la desarticular las bandas criminales, fortaleciendo además la extradición e interviniendo los mercados internos de droga como el microtráfico”.

La ministra destacó que “dentro de las acciones está fortalecer la inteligencia, desarticular las redes para lavar activos y perseguir los bienes cuyo origen es ilícito”.

La funcionaria a su vez dijo que “la fumigación aérea con drones, según un estudio el Consejo Nacional de Estupefacientes, está permitida por la altura, porque vuelan más bajito que los aviones. Que es eficiente o no, eso es otra cosa que se está evaluando”.

Lea también:Hasta 15 ataques al mes reciben los policías en erradicación de cultivos ilícitos

Daños ambientales

El ministro de Mediombiente, Ricardo Lozano, confesó que la deforestación se ha incrementado en el país como consecuencia del aumento de los cultivos ilícitos.

“Esa tasa de deforestación de a poco ha ido incrementándose, en el año 2016 llegamos a 170 hectáreas, pero el año pasado se nos disparó a 220 mil hectáreas de bosque natural”, manifestó.

Agregó que  “eso significa que diariamente en Colombia estamos perdiendo 700 canchas de fútbol que son aproximadamente una hectárea de bosque nativo”.

El funcionario a su vez subrayó que se está presentando un acaparamiento de tierras para este tupo de cultivos lo que calificó como muy grave para todos, por la afectación tan grande que se tiene.

“Estamos trabajando en la equidad basada en el emprendimiento y la legalidad donde se trabajará con organizaciones internacionales y empresas nacionales en la prevención y la restauración de estos territorios afectados”, manifestó.

Lea también: En zonas con cultivos ilícitos se disparó reclutamiento de menores venezolanos: Gobierno

Principio de precaución en salud

El ministro de salud, Juan Pablo Uribe Restrepo, a su vez confirmó que respeta el fallo de la Corte Constitucional sobre la técnica de aspersión con glifosato, donde se definieron seis criterios que se deben cumplir porque están vigentes.

Dijo que no es una competencia del ministerio autorizar la aspersión como una técnica de fumigación con glifosato sino que le corresponde al Consejo Nacional de Estupefacientes y a la Agencia Nacional de Licencias ambientales.

“El ministerio si se ha pronunciado sobre el protocolo que ha seguido la Policía Antinarcóticos en la aspersión con drones, esta aspersión es significativamente distinta, a la primera referida por la Corte Constitucional”.

Uribe Restrepo afirmó que “la técnica importa mucho en materia de salud pública porque los elementos, la forma y la dosis condicionan en gran medida los riesgos que los seres humanos enfrentan en este y en muchas otras actividades de la vida”.

 Agregó que “es responsabilidad del Ministerio de Salud asegurar que estas aspersiones no afecten la salud y el bienestar; pero también hay una responsabilidad directa del operador, para quien existe un manual técnico en el que se precisa cómo se debe usar el producto herbicida y también en el caso de las aspersiones terrestres con glifosato, se exige el cumplimiento de un plan de manejo ambiental”.

El ministro aclaró además que “la entidad no ha adelantado estudios clínicos al respecto, por lo que se está revisando la literatura nacional que es muy escasa y limitada, lo mismo que a nivel internacional relacionada con el glifosato”.

Más información: La respuesta de indígenas por propuesta que busca fumigación con glifosato

Muertos y heridos de la fuerza pública

Por su parte el brigadier General Fabián Cárdenas, director de Antinarcóticos de la Policía Nacional lamentó que esta lucha contra del narcotráfico en el país haya dejado un saldo de siete integrantes de la fuerza pública muertos y 158 heridos.

“Según el Informe de la agencia formal que determina la medición de los cultivos ilícitos, entre el 2016 y el 2017 tuvimos un aumento del 17 por ciento en la afectación de los bosques tropicales, lo que es muy grave para el medio ambiente”, afirmó.

Agregó que “Este Gobierno está creando unas verdaderas políticas contra las drogas  que va a permitir atacar todas condiciones críticas que en materia de criminalidad vienen afectando a este país”.

El frasco de Glifosato  

El debate de control político enfocado en la aspersión aérea con glifosato tuvo como ingrediente especial un frasco blanco de glifosato que fue presentado por uno de los representantes a la cámara, el cual nadie quiso tocar por lo cual tuvo que ser dejado en unas de las mesas del recinto.

El parlamentario Julián Peinado, en su crítica al producto por el gran daño ambiental y a la salud que produce,  invitó a los ministros de salud y ambiente a tocar y hasta tomar un poco en un vaso desechable, para que demostraran que no tiene efectos, pero estos no se atrevieron.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.