Cargando contenido

Cumbre de alcaldes en Gramalote. Gramaloteros, entre ruinas, recuerdos y esperanzas de la reconstrucción. Foto Edinson Figueroa / La Opinion



En diciembre del 2010 volvió a destruirse el municipio de Gramalote, en Norte de Santander. No era la primera vez. En 1875, un terremoto dejó secuelas en el casco urbano, lo que obligó a la primera reubicación del pueblo.

El gobierno se comprometió a terminar el nuevo Gramalote en 2015, pero eso no será una realidad.

Víctor Laso, párroco del municipio, confirmó a RCN La Radio que antes de 2 o 3 años no estará terminado el casco urbano. “Ya hay trabajos en acueducto y algunas obras de servicios públicos, pero no habrá pueblo en 2015, como prometió el Gobierno”, dice Laso.

El Gobierno podría inaugurar 600 casas en diciembre, pero eso no es suficiente para decir que hay pueblo, dice el padre Laso. La carretera tampoco está lista, y aunque dijeron que comenzarían trabajos el 15 de octubre, todavía no inician las obras.

La Procuraduría General de la Nación aseguró que ninguno de los damnificados del deslizamiento en 2010 tiene una vivienda, lo que muestra ‘un fracaso institucional’.

El procurador delegado, Carlos Augusto Mesa, dice que las diferentes entidades estatales no han logrado terminar de reconstruir el pueblo y ofrecer ayudas a los damnificados.

Gramalote tiene 5.600 habitantes, que todavía esperan que el gobierno Santos cumpla lo que les prometió hace 5 años