Cargando contenido

Alrededor de 500 nativos participaron de la movilización que en Bogotá se cumplió sin alteraciones en el orden público.

Marcha de la Guardia Indígena
Guardia Indígena marchando por las calles de Bogotá
RCN Radio. Javier Jules

Entre las particularidades de la movilización que se desarrolló este 4 de diciembre en las principales calles de Bogotá y de otras capitales del país, estuvo la presencia de la guardia indígena a la que se le atribuye, en gran medida, el desenlace pacífico de las marchas en la Plaza de Bolívar.

Lucho Acosta, coordinador nacional de la guardia indígena, señaló que el respeto y el carácter espiritual de la presencia de la guardia fue fundamental para que la marcha se diera sin mayores dificultades, demostrando que “se puede marchar en paz y con control, pues yo pienso que la represión hacia la manifestación y la vulneración de los derechos se puede controlar”.

En contextoCon rituales ancestrales y música, la minga indígena marcha en Bogotá

El coordinador nacional de la guardia destacó también que lo ocurrido este miércoles demuestra que se puede marchar en paz y con un control, que no afecte los derechos de quienes se movilizan. Por esa razón, también señaló que están dispuestos a continuar con ese ejercicio en las calles si se mantienen las marchas.

El guardia, perteneciente a la comunidad indígena Paéz, cuya presencia se ubica especialmente en el nororiente del Cauca, destacó que si es necesario “seguimos ofreciendo nuestros servicios y nuestro trabajo en el ejercicio de la protección de la movilización y del control y defensa de la vida y de los derechos de quienes se están movilizando”.

Espiritualidad y cultura

Durante la movilización en las calles de la ciudad de Bogotá los indígenas, sosteniendo los denominados bastones de mando, elementos propios de la guardia indígena, acompañaron a los estudiantes de la Universidad Nacional en su recorrido por los principales ejes viales de la ciudad hasta llegar a la Plaza de Bolívar en donde también se desarrollaron actos culturales.

Lucho Acosta sostiene que defender sus costumbres y manifestarlos a través de cantos y música también es importante, pues representa el carácter ancestral de lo que para ellos significa la movilización.

Le puede interesarGuardia indígena, actos culturales y otras incidencias durante el paro nacional

“Nosotros fortalecemos y motivamos lo espiritual, por eso nos fue muy bien desde nuestra organización. Creo que esos otros elementos nos ayudan a que la gente tenga confianza para así poder marchar de la mejor forma y en paz”, agrega.

Una vez terminó la marcha la guardia indígena, de la que hacen parte mujeres y hombres de regiones como el Cauca, Caldas y el Huila, también participaron de un ritual de agradecimiento por el carácter pacífico de la movilización.

Fuente

RCN Radio

Encuentre más contenidos

Fin del contenido