Cargando contenido

Campesinos cerraron la vía en protesta por su mal estado.

Los habitantes y campesinos de la región de Ariari adelantan un paro cívico, en contra del INVÍAS y del gobierno departamental y nacional por el mal estado de la vía que comunica a Granada Meta, con San José del Guaviare.

La protesta incluye el cierre de la vía en el sector de Puerto Limón en Fuente de Oro, según confirmó Cristian Aranda jefe de la veeduría cívica que vigila las obras de la construcción, donde el Ariari se llevó la bancada.

Por su parte Jaime Andrés León, director regional del INVÍAS, dijo que el trabajo ha sido constante, tanto en el punto de la vía nacional como en la alterna, en el desvío de la Virgen la Shell.

La carretera que comunica al Meta con el Guaviare en el sector de Puerto Limón, se dañó hace varias semanas debido a la fuerte corriente de las aguas del río Ariari las cuales se llevaron la bancada que sosteniente la cinta asfáltica de esta vía nacional, donde más de 300 metros de corredor quedaron destruidos.

El Invías, dispuso una ruta alterna por Puerto Limón-Palomas-Fuente de Oro, con controles para tráfico pesado en horarios definidos y transito liviano permanente, sin embargo, los habitantes decidieron salir a protestar y cerrar el paso.

Los líderes comunales del bajo Ariari aseguran dentro de sus reclamaciones que los daños causados  por el río a la carretera, ya se habían advertido al Invías hace más de dos años y se había recomendado que se iniciaran los  trabajos respectivos en la zona, y así evitar que se presentaran los daños que hoy en día afectan la movilidad de toda una comunidad.

Las lluvias en el Meta dejan más de 2 mil familias damnificadas, 17 municipios están bajo calamidad pública y la mayoría bajo alerta roja según el IDEAM.

Los municipios más afectados son Guamal, El Dorado, Puerto Concordia, Castilla La Nueva, El Castillo, Puerto Lleras, Lejanías, Cubarral, Granada, Cabuyaro, Puerto López, San Juanito y el Calvario. También San José capital del departamento vecino del Guaviare está en alerta roja y bajo calamidad pública.

Encuentre más contenidos

Fin del contenido