Andrés Fernando Sepúlveda / Foto RCN Radio

El hacker Andrés Fernando Sepúlveda suspendió su colaboración con la Fiscalía General y decidió acudir a instancias internacionales tras haber sido trasladado a la cárcel de Picaleña en Ibagué, para que pague su condena por el caso de las 'chuzadas' ilegales al proceso de paz.

Así lo confirmó Carlos Toro, abogado de Sepúlveda, quien argumentó que este cambio de reclusión pone en riesgo la vida de su cliente al ser hoy testigo estrella en el proceso por las interceptaciones ilegales a los diálogos de paz de La Habana, Cuba.

Asimismo, sostuvo que ante el riesgo que corre la vida de Sepúlveda, acudirá ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, CIDH, con el fin de que se le otorguen medidas de protección especiales.

El jurista recordó que cuando el hacker estuvo detenido en un centro carcelario se descubrió un plan para asesinarlo y por ello, fue necesario su traslado urgente a una celda en el edificio antiguo del DAS y posteriormente a los calabozos del búnker de la Fiscalía en Bogotá.

El hacker Sepúlveda fue condenado a 10 años de prisión tras aceptar su autoría en los delitos de violación ilícita de comunicaciones, uso de software malicioso, espionaje, concierto para delinquir y violación de datos personales.