Cargando contenido

Lo que encontró la ONU se puede resumir en una frase del informe cuando se refiere a El Boquerón: "Ahora existe una restricción en el acceso a los alimentos y una disminución sustancial de su capacidad adquisitiva". Esto, en palabras claras, quiere decir que ese municipio es hoy más pobre de lo que era antes de la llegada de las empresas mineras.

El informe, además, cuenta que la población de estos municipios se dedicaba principalmente a la pesca, la caza y cultivos de pan coger, pero que a raíz de la privatización de la tierra, la contaminación ambiental y la pérdida/contaminación/desviación de fuentes de agua, los pobladores sufren ahora de "restricción de acceso a los alimentos", otra manera de decir que sufren de hambre.

Las familias de estos tres municipios, se lee en la página 14 del informe, no alcanzan a comer tres veces al día, y lo que consumen tiene bajo contenido proteico.

No pasa desapercibido en el informe de la ONU la contaminación y el riesgo para la salud de los habitantes: <">Más de una década después, los resultados promedio obtenidos de estudios técnicos de calidad del aire de 2007 a 2009, permitieron identificar la afectación por la contaminación atmosférica de Plan Bonito, Boquerón, El Hatillo y La Jagua Vía, y se concluyó que esta área minera del departamento del Cesar presenta índices de contaminación alta que pueden afectar la salud de la población asentada en el área de influencia de las explotaciones mineras".

Otra de las veredas, Plan Bonito, también sufre de hambre y abandono. La delegación de la ONU encontró que "su población está compuesta por al menos 160 familias, es decir unas 90 familias, de las cuales sólo 20 tienen algunos de sus miembros laborando en las empresas mineras", y "al igual que las demás poblaciones, en ésta también existe una restricción de acceso a los alimentos por el alto índice de desempleo, por la privatización de la tierra y la contaminación/desviación de fuentes hídricas".

Documento by RCN La Radio