Cargando contenido



Durante los primeros 24 días del año han sido asesinados cinco  líderes sociales, además, dos casos que aún están en verificación, según información que confirmó a RCN Radio la Coordinadora del Sistema de información y del Área de Tierras de la Consultoría para los Derechos Humanos y Desplazamiento (CODHES), Paola Hurtado.

Además, Hurtado aseguró  que hay una preocupación ante las amenazas durante los primeros días del año a los líderes sociales pues asciende a 131 personas y a 22 organizaciones, elevando la cifra 8 veces comparada con el mismo periodo del año 2017, en el cual para la misma fecha se habían reportado 16 casos.

“131 personas han sido amenazadas en los primeros 24 días del año, esta es la cifra más alta por lo menos en los últimos 7 años. Los asesinatos que se han presentado este año han sido en las zonas de Córdoba, Nariño, Meta, Antioquia y Cauca”, explicó Paola Hurtado.

Según Hurtado, dos de esos asesinatos han generado desplazamientos masivos, afectando en gran manera una situación en los territorios que se esta recrudeciendo, no solo por los asesinatos sino por la situación humanitaria de las personas que los habitan.

“Los dos últimos meses del año pasado fueron muy complejos y por tanto el inicio de año ha sido muy difícil”.

Para la coordinadora es preocupante la situación sobre todo teniendo en cuenta que ahora inicia una etapa crucial en el país, con las elecciones, lo que puede aumentar las cifras de asesinatos de los líderes.

“Vamos entrar en una lógica electoral, los señalamientos contra los líderes sociales se van a recrudecer, la situación de riesgo en este momento es más que manifiesta y es preocupante que ni siquiera territorialmente se reconozca la sistematicidad desde las autoridades judiciales”.

La Coordinadora del Sistema de información y del Área de Tierras de CODHES, manifestó que es muy complejo que la fiscalía hace unos días haya dicho que ya están resueltos el 50% de las denuncias de asesinatos, cuando es evidente que no se tiene claro cuál es el universo de líderes asesinados, tanto que ni siquiera se tiene claro el concepto de “líder social”.

“Nos preocupa es de dónde la fiscalía está sacando esos datos si sus sistemas de información no están centralizados. Hemos consultado a distintas dependencias de la fiscalía y lo que encontramos es que los flujos de información al interior de la entidad con respecto a las investigaciones no dan para presentar esa información respecto de nuestra base de datos”.

Y agregó “en el 80 % de los casos en la fiscalía nos remiten a seccionales que adelantan las investigaciones, y me refiero puntualmente a nuestra base de datos, porque digamos hay diferentes criterios de monitoreos de seguimiento y nosotros únicamente hacemos seguimiento a líderes sociales”.

Hurtado finalmente indicó que hay sistematicidades que son territoriales y dinámicas que en los territorios generan unas lógicas de riesgo y de agresión sistémica, por lo que es muy importante que el gobierno las tenga en cuenta frente al hecho de aceptar que hay sistematicidad en los asesinatos de líderes sociales en el país.