Cargando contenido

Foto: RCN La Radio


Luego de que se conociera que recientemente fueron hallados los restos de tres de los 11 desparecidos tras la toma del Palacio de Justicia, los familiares de las víctimas se mostraron felices pero inconformes.

Edison Cárdenas, hermano de Luz Mary Portela León, tenía cinco años al momento de la toma del Palacio, recuerda exactamente "la trágica escena" de ese cinco y seis de noviembre de 1985. (Lea aquí: Desaparecidos de Palacio solo hay 1, los otros 10 fueron asesinados por el M-19: Plazas Vega)

"Mi mamá estaba llorando, corriendo, preocupada, la verdad muy triste. Me acuerdo mucho de ella en ese momento", dijo Cárdenas.

[imagewp:79914] Familiares de las tres víctimas del Palacio de Justicia / Foto: RCN La Radio

René Guarín, familiar de otra de las víctimas halladas recientemente, calificó este hallazgo como "una alegría para tratar de cerrar un duelo inconcluso a lo largo de tantos años, pero de tristeza porque ya no tenemos con vida a nuestros papás quienes debieron haber recibido en primera instancia los restos de nuestros familiares y de incertidumbre y esperanza por las promesas de la Fiscalía General de la Nación".

Para el hermano de una de las desaparecidas en la toma del Palacio, cuyos restos ya fueron hallados, estos 30 años han sido de lucha constante, los recuerda cómo años de dolor por las constantes amenazas y la falta de verdad. (Lea también: Tres décadas después, identifican a primeros desaparecidos víctimas del Palacio de Justicia)

"Ha sido un logro muy duro al que hemos llegado el día de hoy. Algunos de los familiares han tenido que salir del país por amenazas, lo de hoy es importante pero seguimos con el sinsabor de que no hay verdad sobre lo sucedido con los desaparecidos del Palacio de Justicia", dijo Edison.

Los familiares de las víctimas dicen que tras el hallazgo de los restos de tres de las 11 víctimas, hay más dudas, más preguntas, testimonios de gente que apuntan a que las víctimas del Palacio salieron con vida del lugar y hoy las entregan como si hubiesen muerto allí, calcinadas.

Haber hallado los restos de sus seres queridos se constituye ahora en un "pie más de lucha para seguir buscando la verdad".