Cargando contenido

Marta Lucía Ramírez hizo un llamado en el bicentenario para no caer en el pesimismo.

Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez
Vicepresidenta Marta Lucía Ramírez
Vicepresidencia

La Vicepresidenta de la República Marta Lucía Ramírez, en su discurso durante la celebración del bicentenario de la independencia en el Puente de Boyacá, admitió que existen vicios y falencias que se deben corregir con carácter de urgencia, en el marco de una evolución de Nación.

Además Ramírez hizo un llamado a la comunidad para que no caiga en “pesimismos o en derrotismos” y “en un ataque destructor” de quienes “quieren hacernos ver como una sociedad fracasada o democracia fallida”.

Vea también: Nicolás Maduro cancela viaje para diálogos con oposición tras sanciones de EE.UU.

“A pesar de fallas y debilidades el sistema democrático que tenemos ha sido capaz de hacer correctivos en múltiples campos e innumerables circunstancias y por ello no obstante a los desafíos que nos ponen los criminales Colombia sigue creciendo”, sostuvo Ramírez.

Y agregó que “debemos velar para que la gestión de todos los funcionarios del Estado sea eficiente y transparente, para que nuestros ciudadanos tengan las mismas oportunidades de progreso y ninguno vuelva a sentirse humillado por su propio sueldo”.

También dijo que “Colombia tiene hoy una de las democracias más estables de la región, y eso debe llenarnos de orgullo y esperanzas, da dolor saber que mientras un pueblo se unió en este Puente hace 200 años para conseguir la libertad, ese mismo mismo pueblo años después ese mismo publico se dividió para matarse ente si”.

A su turno, el presidente Iván Duque encabezó este miércoles la ceremonia de celebración del Bicentenario de la Independencia, en el Puente de Boyacá. Allí, afirmó que trabajará en el segundo año de su gobierno en consolidar lo que llamó un 'matrimonio feliz' entre justicia y seguridad.

Le puede interesar: Lupa de la Contraloría a fallo sobre Ruta del Sol II

Aseguró que Colombia será recordada en los próximos 200 años como "el país de la legalidad", manteniendo la política de seguridad con el combate "sin descanso" de la fuerza pública en contra de la criminalidad y fenómenos delincuenciales como el narcotráfico.

Resaltó durante su discurso, por ejemplo, que en todo el territorio nacional 'reinará el imperio de la ley'.  

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido