El presidente del Senado, Efraín Cepeda, continúa adelantando una serie de reuniones con su equipo jurídico para establecer la suerte de las circunscripciones especiales de paz. Esta misma tarde, la mesa directiva de la corporación anunciará al país si la reforma fue aprobada o definitivamente se hundió tras haber obtenido 50 votos en la plenaria la semana pasada. (Lea también: Las tesis para entender el enredo de las circunscripciones especiales de paz) Cepeda analiza varios conceptos jurídicos tanto del Gobierno, de la oposición y de los propios funcionarios del Congreso sobre la iniciativa. El congresista tiene sobre sus hombros la decisión política más importante de su carrera, que determinará si las víctimas podrán tener o no representación en el Congreso a través de 16 nuevas curules en la Cámara de Representantes. Algunos inclinan la balanza del lado del Gobierno, diciendo que la constitución de las mayorías en una corporación que tienen 99 y no 102 miembros es de 50 votos, lo que quiere decir que las circunscripciones están vivas. Sin embargo, otros conceptos, como el de la Secretaría General, aseguran que la corporación tiene 102 integrantes, pese a las tres sillas vacías, lo que quiere decir que el proyecto debió pasar con 52 votos. Lo cierto es que está en juego una de las normas más importantes de la implementación del acuerdo de paz.