Cargando contenido

La Procuraduría abrió una investigación preliminar por el posible desvío millonario de recursos en la Unidad de Inteligencia de las FFMM.

Soldados
El atentado fue cometido por miembros del ELN.
Colprensa

José Miguel Vivanco, director de la división de las américas de Human Rights Watch, indicó que por el escándalo en las fuerzas militares por posibles actos de corrupción se debe pronunciar el propio Ministro de Defensa, Luis Carlos Villegas, porque los hechos ocurrieron estando al frente de la cartera ministerial.

"Me parece que el propio Ministro de la Defensa, Luis Carlos Villegas, debe pronunciarse en relación de estos temas, porque recordemos que él ha sido el Ministro de Defensa mientras se están aparentemente realizando estos hechos ilícitos que incluyen corrupción y además casos de interceptaciones telefónicas y de otros tipos de comunicaciones también", afirmó José Miguel Vivanco.

En conversación con RCN radio, José Miguel Vivanco afirmó que teniendo en cuenta la investigación realizada por la revista Semana, la situación dentro de las fuerzas militares en Colombia es grave, no solo por los posibles hechos de corrupción sino porque en ella están implicados exaltos mandos que resultaron involucrados con casos de falsos positivos.

"A mi me parece que la denuncia sobre el escándalo de las fuerzas militares es de la mayor gravedad, no solo porque refleja aparentemente hechos de corrupción con los fondos reservados en materia de inteligencia, sino también porque el propio General Rodríguez Barragán, excomandate de las Fuerzas Militares de Colombia, tiene investigaciones pendiente por falsos positivos", aseguró Vivanco. 

El directo de Human Rights Watch para las américas se mostró indignado por lo que dice él habrían realizado ataques cibernéticos en su contra, "Rodríguez Barragán cuando se desempeñó como cabeza de una de las brigadas en el tiempo del gobierno del presidente Uribe, habría ordenado también buscar la manera de neutralizar mis comunicaciones y no se si las interceptaron, a raíz de un trino que mandé justamente llamando la atención respecto de la responsabilidad del general Rodríguez Barragán en esos falso positivos", aseveró José Manuel Vivanco.

Human Rights Watch pide que estos hechos sean conocidos de inmediato por la Fiscalía y la Procuraduría colombiana.

El general en retiro Juan Pablo Rodríguez Barragán "rechazó enfáticamente" la publicación realizada por la Revista Semana, asegurando que "las afirmaciones mentirosas y calumniosas que allí se exponen y con mis abogados, estaremos prestos a colaborar en todas las actuaciones que los organismos de investigación consideren pertinentes".

"En cumplimiento a la ley de Inteligencia y con el propósito de no afectar aspectos que puedan tener incidencia en la Seguridad Nacional, me abstendré de hacer declaraciones públicas". aseguró Rodríguez.

 

Procuraduría abrió investigación

Desde Medellín, el procurador General de la Nación, Fernando Carrillo Flórez, anunció la apertura de una investigación preliminar por el posible desvío millonario de recursos en la Unidad de Inteligencia de las Fuerzas Militares, denunciado por la revista Semana.

Carrillo Flórez anticipó que los resultados se verán pronto, al considerar que se trata un “grave” escándalo de corrupción, en el que no hay “terrenos vedados” para el Ministerio Público. Aseguró que hay varios oficiales y suboficiales comprometido con el desvío de dineros.

“Es una denuncia muy grave. Tenemos una investigación preliminar que va a dar resultados muy rápido. Se trata de una especie de fondos de inteligencia y contra-inteligencia, que fueron destinados a propósitos que no tenían que ver con los objetivos y comprometen a varios oficiales y suboficiales de las Fuerzas Militares de Colombia”, señaló el jefe del Ministerio Público.

Investigación sobre manejos irregulares de recursos de inteligencia

En poder de los organismos de control y de investigación se encuentra ya el proceso a través del cual se intenta establecer claridad sobre supuestas irregularidades en el manejo de dineros que harían parte de recursos de inteligencia y gastos reservados.

Así lo señaló el general Alberto Mejía, comandante de las Fuerzas Militares, tras destacar que no hará ningún pronunciamiento sobre el particular pues él mismo entregó el proceso para que se adelante la investigación. 

Las supuestas irregularidades se habrían producido con el pago de dineros a fuentes de inteligencia y otros gastos justificados con documentos falsos y situaciones que no correspondían con la verdad. Los dineros terminaban supuestamente en el bolsillo de oficiales y suboficiales. 

A través de un informe publicado por la revista Semana, se detallan los nombres claves de las sedes en donde se adelantaban labores de inteligencia, los manejos que se cumplían con millonarios recursos asignados a las acciones de consecución y mantenimiento de fuentes que no existían y los dineros gastados en elementos tecnológicos que al parecer también tenían un manejo inadecuado.

En el informe se menciona al anterior comandante de las Fuerzas Militares, el general en retiro Juan Pablo Rodríguez, y quien ahora es el embajador en Corea del Sur, como una de las personas que conocía de los supuestos procesos irregulares.

Fuente

Encuentre más contenidos

Fin del contenido