Cargando contenido

Las figuras de Humberto de La Calle y de Iván Márquez, comparten la "mesa de la paz y el perdón" con el papa Francisco, Nelson Mandela y Ghandi. Al otro lado está la "mesa del odio y de la guerra", con Hitler, Pablo Escobar, Carlos Castaño, Osama Bin Laden y Tiro Fijo.

"El pesebre como lo ideó San Francisco de Asís se queda en algo estándar. Por eso propusimos hacer otra interpretación, sin quitar lo esencial y pusimos elementos que lleven a la reflexión", explicó el párroco, Orlando Hoyos.

Para Daniela Garzón, habitante del barrio Modelia, se trata de una representación gráfica de cómo es el mundo. "Está la parte mala y la parte buena, los pecadores y los que luchan por ser mejores. Muy interesante".

Otros opinan que es una invitación a perdonar a quienes les han ofendido. "Ojalá que en todas las iglesias hicieran así el pesebre", afirmó Beatriz Granados.

Finalmente, el párroco explicó que las figuras negras con una incógnita que hay en cada mesa invitan a los fieles a elegir en qué rol quieren aportar al mundo: desde la paz o la guerra.