El Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) anunció que presentará la primera denuncia penal contra los padres de una niña de cuatro años, quien murió en Santa Marta por los efectos de una intoxicación tras haber ingerido fósforo blanco el pasado fin de semana. La denuncia tiene como base la investigación de las autoridades que indicó que existió negligencia por parte de los padres razón por la que también se le solicitará a la Superintendencia de Salud indagar los posibles errores de los centros médicos donde fue llevada la niña. “Estamos frente a un hecho muy doloroso y lamentable ante el que no podemos dejar de reaccionar con la mayor severidad y con todo el rigor la ley. Esta víctima mortal de la pólvora nos estaría mostrando la necesidad de crear más conciencia en lo padres sobre el cuidado y la protección de nuestros niños. La pólvora no es un juguete”, aseguró Karen Abudinen, directora del ICBF. En este sentido señaló que “esta situación resulta mucho más triste, cuando hemos venido recorriendo el país haciendo un llamado a los padres a no usar pólvora y para que acudan oportunamente a los centros de salud ante cualquier situación que ponga en riesgo la integridad de los niños, para que los cuiden, para que los protejan”. La niña, después de haber sido regresado a su casa por orden del hospital de Puebloviejo, inició un recorrido por varios hospitales dada la gravedad y deterioro de su salud. Hace dos días fue llevada al Hospital de Ciénaga del que fue remitida a una clínica en Santa Marta donde finalmente falleció. Los médicos de Santa Marta (Magdalena) coincidieron en que la niña habría podido salvarse si desde el mismo momento de la intoxicación, hace cuatro días, hubiera recibido la atención adecuada. En lo corrido del mes de diciembre en el país han resultado lesionados con pólvora 104 menores de 18 años, de los cuales seis casos se registraron en Magdalena. La muerte de esta niña es la primera víctima fatal que cobra la pólvora en 2017. “A la fecha, las cifras de lesionados, a pesar de una reducción de apenas 14%, son muy elevadas y tenemos que redoblar esfuerzos para que no haya más niños muertos o heridos por la pólvora en estas fiestas”, manifestó Abudinen. La Directora del ICBF reiteró su llamado a padres y cuidadores para que extremen los cuidados para proteger a los niños de los peligros de la pólvora en todas sus formas.