Cargando contenido

Foto: Colprensa



Amputación de dedos, quemaduras de segundo grado en manos, cuello y cabeza, son algunas de las lesiones que presentan los niños afectados por pólvora, razón por la cual el ICBF amonestó a 19 padres de familia por no garantizar el bienestar de los menores de edad.

Aunque según este reporte la reducción de niños y adolescentes quemados durante los primeros días de diciembre es del 35,7%, en relación con el mismo periodo de 2016, ya son 63 niños quemados con pólvora en los primeros 10 días del mes de diciembre.

Aunque la cifra de quemados se ha reducido 35,7% durante los primeros 10 días de diciembre de este año, al llegar a los 63 casos -frente a los 98 registros en el mismo periodo del año pasado-, no podemos bajar la guardia en nuestra cruzada contra el uso de pólvora por parte de nuestros niños y jóvenes, dijo la Directora del ICBF, Karen Abudinen.

Valle del Cauca con siete sanciones, Sucre con tres, Tolima y Cauca con dos, encabezan la lista de departamentos donde el ICBF decidió imponer sanciones con talleres pedagógicos a los padres de familia, debido a las lesiones que presentaron los menores de edad, quienes resultaron lesionados al manipular pólvora. Le siguen con una sanción, Cesar, Putumayo, Norte de Santander, Atlántico y Santander.

De igual forma, se abrió un Proceso Administrativo de Restablecimiento de Derechos en dos casos particulares: el primero, ocurrido en el municipio de Canalete en el departamento de Córdoba, donde el equipo de Defensoría de Familia reubicó en Hogar Sustituto a un niño de 9 años, quien no estaba al cuidado de sus padres y se quemó tres dedos de una mano, lo que hizo necesaria una intervención quirúrgica y la reconstrucción del tejido afectado.

El segundo caso se presentó en el municipio de Sincé (Sucre), donde un adolescente de 12 años resultó lesionado en su mano, por presunto descuido de la madre. Posteriormente, fue reubicado con su familia luego de haber sido dado de alta del centro hospitalario de Sincelejo, donde le practicaron una cirugía plástica reconstructiva en su dedo índice derecho.

No podemos dejar solos a nuestros niños, no podemos pasar por alto las normas de seguridad y cuidado, ya que la negligencia es una forma de maltrato que puede afectar la integridad y la vida de nuestra niñez”.

El ICBF explicó que viene adelantando un proceso de verificación permanente de cada caso que se registra en el país, para establecer las sanciones correspondientes de la mano con las autoridades municipales y departamentales.