Cargando contenido

Foto: Colprensa



El ICBF anunció las decisiones tomadas luego del reporte de 236 casos de niños quemados con pólvora en las fiestas de fin de año, que pese a presentar una reducción en las cifras, significó afectaciones importantes para los menores de edad.

La directora de la entidad, Karen Abudinén, aseguró que se instauraron 21 denuncias penales por casos de niños quemados con pólvora, además de la apertura de 103 Procesos Administrativos de Restablecimiento de Derechos.

Así mismo, la entidad impuso 84 amonestaciones a padres de familia y cuidadores, por las lesiones ocasionadas a los niños por esta causa.

La reducción del número de niños, niñas y adolescentes lesionados con pólvora alcanzó un 33,9% durante el mes de diciembre de 2017, en relación con el mismo periodo de 2016, según el último reporte del Instituto Nacional de Salud.

De los 236 casos de lesionados durante el último mes, 12 niños sufrieron amputaciones de sus dedos, nueve presentaron daño ocular, tres trauma auditivo y nueve intoxicaciones, uno de ellos con consecuencias fatales.

“Son datos muy importantes si se tiene en cuenta que en los últimos cinco años no se había reportado ninguna disminución significativa en las cifras de menores de edad lesionados con pólvora. Sin embargo, insistiremos en el llamado a los padres de familia y cuidadores para que protejan a los menores de edad de los diferentes peligros a que se ven expuestos, en particular la pólvora”, aseguró Abudinén.

De acuerdo con el último reporte del Instituto Nacional de Salud (INS), de los 236 casos de menores de edad lesionados con pólvora en el último mes, Antioquia (34 casos), Valle del Cauca (30 casos), Cauca (17 casos), Bogotá (17 casos) y Caldas (14 casos), son las regiones de Colombia que presentaron las cifras más altas.

De estos casos, el ICBF actualmente tiene bajo protección en sus instituciones a cuatro niños que resultaron gravemente lesionados como consecuencia de la manipulación de pólvora.