La Conferencia Episcopal de Colombia manifestó sus preocupaciones por circunstancias que, según denunció, están amenazando la transparencia de las elecciones regionales del próximo 25 de octubre. La iglesia se mostró preocupada, especialmente, por la corrupción, fenómeno que calificó como una enfermedad que se ha convertido en la principal enemiga de la paz y de la justicia. (Lea aquí: CNE investiga trashumancia en más de 800 municipios del país) “Entre las causas de la corrupción, señalamos, el alto índice de impunidad que registran los delitos contra los recursos públicos, la cultura de ilegalidad que afecta a nuestra sociedad y su clase dirigente. Gracias a estas favorables circunstancias, la corrupción se ha convertido en una enfermedad endémica del Estado que contagia a la actividad privada y causa daño a la cultura de la legalidad de nuestro país”, señala un comunicado. Además, la Conferencia Episcopal, denunció que hay maquinarias que están intentando mantener sus fuerzas políticas en el poder, la compra y venta de votos, el trasteo de votos, las coacciones sobre los votantes y las presiones de los grupos ilegales en algunas regiones del país. (Lea también: Procuraduría intervendrá en varios departamentos por trashumancia electoral) “Un porcentaje importante de los recursos públicos, que deberían ser invertidos en el bienestar integral de las comunidades y de los ciudadanos más desfavorecidos, sigue siendo sometido al servicio de mezquinos intereses, corruptos y corruptores”, añade la comunicación firmada por Monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal. Finalmente, la iglesia católica colombiana manifestó su preocupación por una ‘anticultura’ política caracterizada por el abuso de poder, el tráfico de influencias, el enriquecimiento ilícito y la vinculación de la clase política con grupos ilegales.