Monseñor Luis Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal, abogó para que haya una pronta solución a la crisis en la frontera con Venezuela, desatada por el estado de excepción decretado desde el pasado 21 de agosto. En diálogo con RCN La Radio, el jerarca de la Iglesia católica le envió un mensaje al presidente venezolano, Nicolás Maduro, a quien le pidió sensatez. "Nosotros como colombianos nos sentimos muy ofendidos por el tratamiento que se nos ha dado, esperamos que el presidente Maduro recapacite y tome actitudes mucho más humanas y mucho más dignas de un mandatario", manifestó Monseñor. De otro lado, monseñor José Daniel Falla, secretario general de la Conferencia Episcopal aseguró que la Iglesia se solidariza con las familias que han sido divididas, despojadas de sus bienes, heridas en su dignidad y muchas de las cuales han sido objeto de tratos inhumanos. "Hay decisiones en las cuales están pagando justos por pegadores. Se debe pensar en el sufrimiento de las personas, no simplemente arrojarlas de un lugar para otro sino que se tenga en cuenta la vida, la situación de muchas personas, no que los deporten así no mas por el hecho de ser colombianos", añadió Monseñor Falla. Finalmente, la iglesia católica colombiana solicitó a la comunidad internacional asumir un compromiso de más cercanía con las personas afectadas por las deportaciones masivas desde Venezuela.