Monseñor Luis Augusto Castro / Foto Conferencia Episcopal

Monseñor Luís Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal, aseguró que no está de acuerdo con que se pacte un cese el fuego bilateral antes de la firma de un acuerdo final de paz.   El jerarca de la Iglesia se refirió al anuncio del Gobierno y las Farc, según el cual, empezarán a pactar “sin demoras “ los términos para un cese el fuego bilateral y definitivo y dijo que “al Estado le queda muy difícil porque tiene que cumplir su deber de defender la vida, honra y bienes de los ciudadanos y en este país no hay solamente un Ejército de las Farc”.   Monseñor Castro aseguró que una suspensión de hostilidades de carácter bilateral debe pactarse una vez se firme la paz.   “Eso del cese bilateral debería ser la normal y lógica consecuencia de la firma de un acuerdo definitivo entre las partes para la terminación del conflicto, entonces se justifica plenamente, por lo demás queda como un buen propósito, no creo que pase de allí, realmente”, aseguró Monseñor.   No obstante, destacó que los anuncios del Gobierno y las Farc pueden ayudar a que los colombianos recuperen la confianza en los diálogos de paz.   “A lo que hay que apuntarle definitivamente es a ponerle fin al conflicto con los acuerdos definitivos que implican todo el asunto de la justicia, dónde está en este momento la mesa de negociaciones centrad, y por supuesto nada fácil de sacar adelante”, agregó.   Víctimas piden a las Farc compromiso para desescalar el conflicto    El general (r) Luis Herlindo Mendieta celebró los acuerdos pactados entre el Gobierno y la guerrilla y destacó que la “idea es que no haya más víctimas en este conflicto”.   No obstante, demandó de las Farc un mayor compromiso para el cumplimiento de estos acuerdos.   “Siempre seré escéptico porque las Farc tienen ese doble discurso. Queremos que en ese cese bilateral permitan la verificación de Unasur y de la ONU para que ellos gradualmente tengan conocimiento de que se ha cesado todos los atentados contra la Fuerza Pública, contra la infraestructura, que no habrá más reclutamiento, más minas antipersonal, estaremos dando un paso acelerado”, manifestó Mendieta.   De otro lado, Ángela María Giraldo, hermana de Francisco Javier Giraldo, uno de los 11 diputados del Valle asesinados en cautiverio por las Farc en 2007, aseguró que en la medida en que las Farc cesen su accionar violento, el Gobierno puede avanzar en el desescalamiento del conflicto.   “Creo que es importante que las Farc tomen la decisión de parar las hostilidades y en ese sentido el Gobierno Nacional tendrá que verificar que esta decisión se estén cumpliendo y si las Farc cumplen el Gobierno puede dar un paso para desescalar el conflicto”,  señaló Giraldo.   El Gobierno y las Farc anunciaron desde La Habana que acordarán los términos del cese al fuego y de hostilidades bilateral y definitivo y dejación de armas, así como un sistema de monitoreo y verificación.   Además, el Gobierno anunció que pondrá en marcha, el próximo 20 de julio, un proceso de desescalamiento de las acciones militares “en correspondencia con la suspensión de acciones ofensivas por parte de las Farc”.