Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Iglesia propone rebajas generalizadas de penas para mejorar situación en cárceles

Monseñor Luís Augusto Castro, presidente de la Conferencia Episcopal, propuso "medidas de emergencia" para mejorar la situación de Derechos Humanos de las personas que permanecen privadas de la libertad.

RCN La Radio conoció el discurso inaugural de la Asamblea del Episcopado Colombiano en su versión número 96, en el que Monseñor Castro se refiere a las tareas que debe cumplir la Iglesia frente a la paz.

Sobre la justicia, Monseñor Castro manifestó su preocupación por los derechos humanos de las personas que actualmente están privadas de la libertad, razón por la que lanzó una propuesta que puede generar polémica.

El jerarca de la Iglesia propuso rebajas de penas generalizadas como medida que permita mejorar la situación de los reclusos.

"La Iglesia le pide a la institucionalidad respuestas estructurales en una imperiosa reforma a la justicia; medidas de emergencia para los privados de la libertad, de entre las que no descartamos una reducción generalizada de las penas u otras disposiciones por el estilo", señala el discurso.

Monseñor aseguró que son una afrenta a la dignidad humana, la ausencia de cualquier posibilidad de resocialización, el hacinamiento en que viven los reclusos y el trato que les da la justicia.

Además, dijo que el miedo a la impunidad es la razón por la que un porcentaje de colombianos se mantiene escéptico frente al proceso de paz entre el Gobierno y las Farc. Monseñor señaló que no se puede promover ni la impunidad jurídica ni la impunidad moral.

Asimismo, sugiere la necesidad de discutir los alcances de una eventual justicia transicional para guerrilleros y militares.

"En los actuales momentos de Colombia, vale la pena que profundicemos más en los desafíos de la justicia transicional y de ser promotores de la justicia restaurativa”, añadió.

El presidente de la Conferencia Episcopal invitó a los obispos del país a promover el perdón.

Por otro lado, monseñor Luís Agusto Castro reveló que la Iglesia tomó la determinación de crear su propia comisión histórica ante la imposibilidad de que un historiador del clero hiciera parte de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, instalada en La Habana.

"Decidimos hacer nuestra propia comisión histórica coordinada por Monseñor Oscar Urbina porque si no escribimos nuestra historia nosotros mismos, los demás la escribirán a su manera y, nada de raro, faltando a la verdad", añadió.

Finalmente, Monseñor Luís Augusto Castro señaló que la reconciliación es un desafío para la Iglesia, razón por la que propuso promover "comunidades reconciliadas y reconciliadoras y hacer lo que esté a nuestro alcance para favorecer o llevar a cabo programas de reinserción".