Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Iglesia propone a Uribe y a Santos hacer un pacto por la paz

El presidente de la Conferencia Episcopal, Monseñor Luís Augusto Castro, le pidió al presidente Juan Manuel Santos y al expresidente Álvaro Uribe suscribir un pacto a favor del proceso de paz.

“El presidente Uribe también tiene intuiciones muy importantes sobre la paz como las tiene el presidente Santos y podrían enriquecerse mutuamente, sería muy lindo que se encontraran, compartieran sus ideas, se enriquecieran y tal vez hicieran un pequeño pacto de paz”, afirmó Monseñor Castro.

El prelado reveló que tuvo la intención de invitar a Santos y a Uribe a almorzar para que hablaran de paz. Agregó que podría persistir en esa iniciativa.

“Lógicamente que estaría dispuesto, si el almuerzo no es muy costoso yo me apunto a invitarlos a almorzar”, añadió Monseñor.

Por otro lado el presidente de la Conferencia Episcopal calificó como positivo que cuatro jefes guerrilleros se hayan sumado a la mesa de conversaciones de La Habana porque según su concepto, desvirtúa las especulaciones sobre una división al interior de esa guerrilla.

“Pero me parece que el que aumenten los miembros del secretariado en la mesa de negociaciones, lo veo positivo, tanto más que a veces se dice que de pronto alguna fracción de las Farc va a estar en contra del proceso, no una presencia del secretariado es un signo de que hay sintonía”, agregó Monseñor Luís Augusto Castro.

Sínodo de la familia

Monseñor Luís Augusto Castro participó en el Sínodo extraordinario de la Familia en el que se propuso acoger con respeto y delicadeza a los homosexuales.

El jerarca señaló que es lógico que la Iglesia no discrimine a este sector de la población.

“Acoger a las personas homosexuales, eso tiene que ser lo más obvio para la iglesia y para cada católico, inclusive se decía tengamos cuidado, no hablemos de personas homosexuales, porque pareciera que el adjetivo hiciera parte de la sustancia de la persona, no es una tendencia, no agota la totalidad de la persona”, dijo.

Añadió que muchas personas homosexuales son católicas, por tal motivo dijo que no es propio de la Iglesia tener una actitud de discriminación.

El Sínodo también trató el tema de la comunión para los divoriciados, los casados por unión civil o los que viven en unión libre.

“Hay también familias que viven así no más, es decir sin matrimonio, pero puede haber allí, amor, responsabilidad, tanto sacrificio, pues a estas familias hay que ayudarlas, puede haber familias que pueden haber optado por hacer un matrimonio civil pero son familias cristianas”, explicó Monseñor.

Los obispos trabajarán durante un año en las propuestas consolidadas en el documento aprobado el pasado 18 de octubre, que servirá para abordar el tema de la familia el próximo Sínodo a realizarse en octubre de 2015.