Un juez de la República impuso medida de aseguramiento de detención preventiva en su lugar de residencia a Omar Calderón, capturado por el caso de corrupción en la Contraloría de Bogotá. La Fiscalía le imputó los cargos de concusión, cohecho propio, prevaricato por acción y enriquecimiento ilícito. El acusado no aceptó estos cargos. La investigación inició luego de que el contralor Juan Carlos Granados denunciara a varios miembros de esta entidad por recibir sobornos a cambio de cerrar expedientes e investigaciones. Por los hechos también están siendo investigados Hermelina Angulo y Gabriel Guzmán, quienes eran funcionarios de carrera administrativa y también enfrentan un proceso disciplinario en su contra.