Equipos e instrumentos médicos cuyo uso ya había expirado, y habían sido desechados de hospitales en Estados Unidos, intentaron ser ingresados de manera ilegal por el puerto de Buenaventura a Colombia. De acuerdo con el coronel William Valero, subdirector de la Policía Fiscal y Aduanera, este tipo de elementos serían comercializados en Bogotá y otras ciudades del país. "Máquinas esterilizadoras, balanzas para bebés, sillas de ruedas, ecógrafos, incubadoras y máquinas de anestesia estaban siendo ingresados violando la norma ya que son equipos usados", señaló el oficial. Para dicho ingreso de elementos ilegales, se utilizó el mismo registro que para equipos médicos nuevos. Javier Guzmán, técnico del Invima, señaló que éstos eran reparados y ofrecidos a clínicas y a Hospitales como si estuvieran por estrenar cuando generaban un riesgo para la salud de los pacientes. "Sobre todo, pedimos que las clínicas se abstengan de comprar equipos cuya procedencia desconocen y aquellos que pueden tener algún tipo de contaminación. Obviamente, lo primero que vamos a hacer es destruir estos equipos", indicó el funcionario. Aunque no se produjeron capturas, la empresa importadora que trajo los elementos usados avaluados en 3.000 millones de pesos ya se encuentra involucrada en una investigación para comprobar su responsabilidad en el delito de importación de elementos prohibidos. Las autoridades investigan si ya hay elementos de este tipo usándose en centros asistenciales del país.