Un informe del Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz) señala que en el 2016 se presentaron 117 homicidios de líderes sociales y defensores de Derechos Humanos.

La Cumbre Agraria Campesina, Étnica y Popular registra también que hubo más de 350 amenazas individuales o colectivas, 46 atentados cometidos con armas de fuego o artefactos explosivos y 5 casos de desaparición forzada en contra de dirigentes regionales.

Las regiones donde ocurrieron el mayor número de homicidios son el Valle, Cauca y Nariño, donde asesinaron a 57 líderes sociales, un 66,6% del total de las muertes, de estos, 43 fueron en el Cauca, 9 en Nariño y 5 en el Valle.

A pesar de la aclaración del Gobierno colombiano de que en el país no hay paramilitares, dice el informe de Indepaz que “la presencia de grupos paramilitares se ha incrementado, en especial en las zonas donde hacía presencia las Farc y actualmente las amenazas contra miembros de organizaciones sociales es permanente”.