Cargando contenido



Las autoridades del sur de Bogotá iniciaron las visitas a lavaderos, verificando que tengan la infraestructura para evitar el desperdicio de agua en época de sequía que estén desperdiciando agua. Las multas se establecerán de acuerdo a los metros cúbicos utilizados al mes.

La alcaldesa de Bosa, Diana Calderón, recordó que hay normas nacionales que facultan a las autoridades locales para sancionar a quienes, en el caso de Bogotá, por ejemplo consuman más de 22 metros cúbicos por mes.

Explicó la funcionaria que "Por encima de estos valores máximos, cada metro cúbico consumido de exceso se le cobrará al doble de lo que se le cobra al estrato 4 de cada ciudad es decir cerca de 4 mil pesos por metro cúbico".

De igual forma recordó que las sanciones también aplican para los hogares y que la policía puede imponer comparendos ambientales a quienes laven sus vehículos con manguera.

La estrategia implica también una campaña para concienciar a los propietarios de negocios sobre la importancia de cuidar el recurso hídrico, más aún en la coyuntura climática que vive el país.

El Acueducto de Bogotá ha garantizado el suministro de agua en la ciudad, no obstante la sequía, pero los operativos continuarán a lo largo de la ciudad.