La Procuraduría inició un proceso de vigilancia y control a la Clínica Dávila de Cali tras detectarse la presencia de la bacteria intrahospitalaria agresiva conocida como Ralstonia Piqueti, que habría contagiado a varias personas.

(Lea también: 14 personas afectadas por la bacteria Ralstonia piquetti, salen del cuadro infeccioso)

Las acciones se realizan en conjunto con la Secretaria de Salud del Valle del Cauca para conocer las acciones, medidas de salud pública, y procedimientos adoptados ante la situación.

La vigilancia inició luego de que se anunciara el cierre temporal y parcial de las dos sedes del establecimiento, que se vio afectado por la presencia de la bacteria en la unidad de hemodiálisis, lo que generó que de aproximadamente 707 pacientes, se contaminaran 62 personas, 131 presentaran síntomas y 14 tuvieran que ser hospitalizados.

La Procuraduría anunció que la Regional Valle el pasado 7 de enero hizo presencia en la sede sur de la clínica, con el fin de analizar y verificar las acciones que ha adelantado la secretaría.