El Instituto Nacional Penitenciario y Carcelario, Inpec, tomó la decisión de reducir la intensidad de un inhibidor de señal de celular de la cárcel de máxima seguridad de Picañela. La determinación la adoptó el Instituto atendiendo la orden de varias tutelas que salieron a favor de los habitantes que viven en inmediaciones a ese centro penitenciario, ubicado en Ibagué, Tolima. Los ciudadanos en las tutelas alegaron que se veían perjudicados por la potencia del inhibidor de señal de celular que instaló el Inpec en la cárcel de Picaleña, ya que no podían hacer llamadas por sus teléfonos móviles. El Inpec por ahora descartó que esa medida de reducir la intensidad de ese tipo de inhibidores se vaya a realizar en otros centros penitenciarios. Por último, el Instituto manifestó que ese tipo de aparatos son de vital importancia para combatir el delito de extorsiones desde las cárceles del país, en el que se han descubierto varías redes al interior de los penales.