El Inpec inició una investigación por lo que considera una visita anormal ocurrida a un recluso en la cárcel La Picota de Bogotá, conocido como alias “Guille” o “el Gordo”, uno de los cabecillas del Clan del Golfo más temidos dentro de la organización que comandaba el abatido jefe de esa estructura criminal alias “Megateo”. Los hechos se presentaron el pasado 16 de enero, cuando al parecer dos abogados estadounidenses lograron ingresar a la celda de alias “Guille”, presuntamente sin autorización además sin hacer el registro de entrada a la cárcel por lo cual también ingresaron sin reseña en los puntos de seguridad del penal. Al respecto, la Dirección General del INPEC tiene conocimiento de que el director de la cárcel La Picota, Germán Ricaurte se enteró que los abogados lograron ingresar de manera irregularmente a la cárcel, luego de requerir de ambos la autorización de entrada a lo que ninguno de los dos respondió bajo qué condición se encontraban al interior del penal. Alias Guille o alias Gordo es considerado por las autoridades como la mano derecha del extinto capo del Clan del Golfo alias 'Megateo', pero hasta el momento se desconoce el motivo de la visita de los dos abogados estadounidenses. Luego de lo ocurrido el director del centro de reclusión ordenó una revisión a las cámaras de seguridad para establecer los hechos. Descubriendo que al parecer los abogados estadounidenses pagaron una importante suma de dinero a varios funcionarios del INPEC, con el fin de conseguir su acceso a la cárcel sin pasar por ninguno de los controles de seguridad y que al mismo tiempo no quedara registro de la visita. Las investigaciones, por estas posibles irregularidades, pesan en contra de un cabo del control de seguridad, así como ocho dragoneantes del cuerpo de vigilancia de la cárcel, quienes al parecer estarían relacionados directamente con el ingreso de los estadounidenses, ya que son los encargados de permitir el acceso de personal a la cárcel Picota.