Los hechos se presentaron en el barrio Alfonso López, del oriente de Cali, cuando según la versión entregada por la Policía Metropolitana, un hombre que portaba uniforme de una empresa de seguridad privada se defendió de un supuesto hurto a la motocicleta en que se movilizaba y que presuntamente iba a ser ejecutado por el joven herido. No obstante la persona lesionada identificada como Erney Barrera Moreno, aseguró que su atacante es un miembro de la Policía y que la agresión se presentó cuando él realizaba una necesidad fisiológica en un separador de esta zona del oriente de Cali. Argumenta que el hombre lo abordó para advertirle sobre una contravención que estaba cometiendo según el nuevo Código de Policía, y que iba a proceder a penalizarlo con una multa económica. “Él me dijo que me detuviera, que me lo ordenaba. Como yo le dije que me dejara tranquilo y le di la espalda, porque no estaba en servicio ni en una motocicleta oficial. El Policía tenía un overol, porque eso hacen ellos cuando ya no están de turno para evitar atentados. Me disparó y me impactó en el brazo. Yo trabajo en un almacén de esa zona y salí un momento a fumar un cigarrillo, pero tuve la necesidad de orinar y no quise devolverme al almacén”, asegura Barrera. El mayor John Jairo Vargas Castaño, comandante del distrito 2 de la Policía Metropolitana, insistió en que el caso se presentó entre dos civiles y no involucra a ningún uniformado de la institución. “Esta persona que porta prendas de una empresa de seguridad se encontraba orinando en el separador, cuando un sujeto al parecer lo iba a hurtar y es cuando saca un arma de fuego y le ocasiona una lesión al joven”, advierte. Sostiene el oficial que la persona herida fue auxiliada por una patrulla que acudió para atender el caso. Sin embargo, una versión contraria entregó Barrera, quien dijo que sus compañeros de trabajo evitaron que el agresor le abordara de nuevo para lesionarlo. Pese a que estos son los hechos, las autoridades no tienen indicios de quién es la persona que disparó el arma. Mientras el joven tampoco ha podido acudir ante la Fiscalía para poner el denuncio, debido que completa varios días en una clínica de Cali.