La Contraloría de Bogotá advirtió que por cuenta de los descuentos que se fijaron hace dos años al pasaje de TransMilenio, pudieron perderse miles de millones de pesos.

El contralor distrital, Diego Ardila, advirtió que el Distrito desconoció que la constitución prohíbe aplicar subsidios generalizados en el transporte.

"La Contraloría de Bogotá, con ocasión a esta disminución tarifaria, actualmente adelanta procesos de responsabilidad fiscal por más de 238 mil millones de pesos en los cuales ya se han vinculado a las personas presuntamente responsables y están actualmente ejerciendo su derecho de defensa, de audiencia y de contradicción de las pruebas, de acuerdo a la ley", advirtió el Contralor.

Asimismo cuestionó que en el caso de subsidios o ayudas, la administración solo estaba facultada, con una previa autorización del Concejo para establecer tarifas menores a grupos como población con discapacidad, tercera edad y estudiantes.

Ardila advirtió que el Distrito no clarificó cuáles serían las fuentes de financiación de la tarifa valle, que evitara pérdidas de recursos para la ciudad.