Cargando contenido

La revista inglesa asegura que Iván Duque aun está a tiempo de ser un buen presidente, pero sugiere algunas medidas para lograrlo.

The Economist escribe sobre Iván Duque
Foto de pantalla de artículo en The Economist

“La larga guerra entre el estado y las Farc pudo haber terminado, pero gobernar Colombia no es un juego de niños”. Así inicia el artículo de la revista inglesa The Economist en el que hace una evaluación del mandatario Iván Duque y hace consideraciones respecto a lo que puede mejorar su gobierno.

Lea aquí: Duque advirtió sobre “debilidades” en contrato de la vía al Llano

Además de enumerar los problemas recientes que ha tenido que capotear Duque como los derrumbes de la vía al llano e incluso la atención a migrantes venezolanos, la revista reconoce que ha dicho aceptar las decisiones de los altos tribunales y el congreso; ha demostrado algún interés por el cambio climático y posiciona su políticas de migración “en la fraternidad y no en la xenofobia”.

Esto, en medio de hacer parte del giro a la derecha en los gobiernos de América Latina junto a personajes de extremos como Jair Bolsonaro en Brasil. 

Pero, se pregunta la publicación si "¿Puede el presidente de Colombia Iván Duque encontrar sus pies? Bajo este título, el texto plantea la importancia de que Duque salga de la sombra de su líder, el expresidente y senador Álvaro Uribe, porque aunque apenas está por cumplirse su primer año en el poder, y tiene tiempo para convertirse en un buen presidente, el reloj no se detiene. 

The Economist detalla que los detractores del presidente le acusan de hacer poco por el desarrollo rural y por otros temas clave para la aplicación de la paz o para evitar otra guerra.

Además, se señala que la situación jurídica de Jesús Santhich, ya posesionado como representante a la Cámara, es su prueba de fuego, y que incluso "los partidarios de Uribe temen que esté sesgado a favor de las Farc".

Le puede interesar: Duque anuncia nuevo proyecto para eliminar casa por cárcel para corruptos

El texto se adhiere finalmente a la recomendación que le hace a Duque el historiador Malcolm Deas, quien señala la importancia de regular su relación con Uribe, limitándola, por ejemplo, a reuniones programadas, y complementar con la construcción y desarrollo de su propia base política en el centro.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido