Cargando contenido

El decano de la ética periodista falleció el pasado domingo a los 87 años.

Javier Darío Restrepo
Javier Darío Restrepo
Colprensa

Javier Darío Restrepo nació en Jericó, Antoquia, y es hijo de un carpintero y una costurera que lo educaron con enormes esfuerzos. Dedicó más de 50 años de su vida al periodismo, un oficio que ejerció con una honestidad incorruptible que entendía la premisa de Gabriel García Márquez  de que "la mejor noticia no es la que se da primero sino la que se da mejor".

Tinta y papel

"Es un hombre de un rigor enorme y una disciplina gigante. Con el compromiso profundo de sacar cualquier tarea, ya sea una crónica, ya sea una noticia o responder a un lector de la manera mas rigurosa ", afirmó en alguna oportunidad su hija Gloria. en una entrevista con la Universidad de Antioquia.

Lea también: Colegas y amigos agradecen a Javier Darío Restrepo su legado

"La muerte lo encontró escribiendo", detalló Hernán Restrepo, uno de sus amigos y discípulos más cercanos, quien cuenta que la vitalidad que tuvo Javier Darío Restrepo hasta su último día fue "sorprendente". Con ese mismo rigor logró escribir casi 30 libros.

"El día que murió se levanto con la tarea de pulir algunos de esos discursos que estábamos recopilando para lanzar un nuevo libro. Esa mañana, antes de ponerse mal y que se lo llevaran al hospital, estaba trabajando", relata Hernán Restrepo.

Javier Dario Restrepo
Javier Dario Restrepo
Colprensa

Javier Darío Restrepo estuvo casi 17 años sirviendo como cura, promoviendo el respeto por el otro, la humanidad , las riquezas del alma. Esas bases más adelante le permitirían ver crear conceptos como "la humanización de la noticia" y pensar por encima de todo en la gente, pues, según decía, "el periodismo que es corporativo no es periodismo"

"El verdadero patrón de los periodistas es la opinión publica, no los grupos económicos. Una noticia solo es noticia si afecta a mucha gente y se debe explicar en un lenguaje sencillo, como si se estuviera conversando entre amigos, me enseñaba", cuenta Ignacio Gómez, fundador de la Fundación de la Libertad de Prensa (Flip).

Asimismo, el periodista explica que Restrepo era un hombre callado y rompía el silencio solamente para hacer comentarios de alto sentido: "Era un profesor por naturaleza, entregado completamente a su esposa y su hija. Siempre tuvo tiempo para hablar de los problemas de la fundación y aún para hablar de problemas personales en su apartamento de Pablo VI donde siempre me ofrecía café con leche".

En su papel como primer director de la Fundación del Nuevo Periodismo Latinoamericano, Restrepo concibió junto a Gabriel García Márquez la tarea de despercudir al periodismo, limpiarlo de sus males, hacerlo puro en su esencia.

Esta aventura que le costó el trabajo de media vida, que le dio un sin numero de premios como el Premio Nacional de Cultura Universidad de Antioquia, el Simón Bolivar, entre otros galardones internacionales.

Lea también: Muere el periodista Javier Darío Restrepo

"Al final uno escribe para ser útil, para que un día, cuando yo ya no esté aquí, alguien tome uno de mis libros y le ayude con algo de su vida. Y eso es una forma de la inmortalidad", indicó en una de sus últimas entrevistas con la Universidad de Antioquia.

Fuente

Sistema Integrado Digital

Encuentre más contenidos

Fin del contenido