Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Joven murió por presunta negligencia médica en Bogotá

Familiares de una estudiante universitaria de 19 años, residente en localidad de Bosa, denuncian que la mala atención en el Hospital de esa localidad le costó la vida durante la tarde del jueves.

La víctima, identificada como Lorena Suárez, ingresó al centro asistencial tras ser atropellada por un bus del SITP, cuando regresaba de entregar una hoja de vida, durante la tarde del miércoles.

Ángela Briceño, amiga de la joven, narró lo sucedido en el accidente: "Ella iba con el novio en una bicicleta y en un punto, donde tuvieron que abrirse un poco en la calle, pasó el bus del SITP y se los llevó por delante (...) la ambulancia se demoró mucho en llegar."

Luego de este incidente, la joven herida fue trasladada al Hospital de Bosa, donde se le practicaron varios exámenes, según la familia no los necesarios, y le dieron de alta a las dos horas, asegurando que no presentaba heridas de gravedad.

"El médico que la atendió le dijo a la mamá que ella esta bien, que estaba haciendo puro show, pero la gente cuando la vio salir decían que ella estaba mal, que la veían muy mal y que no saben por qué la dejaron salir así...", aseguró Briceño.

Al llegar a la casa, después de que únicamente los médicos le recetaran Diclofenaco, la joven no mejoró en su estado de salud y por el contrario, según lo que denuncia sus allegados, empezó a presentar varias complicaciones que terminaron en el trágico resultado.

"Ella tenía las manos verdes, la lengua blanca, vomitaba todo lo que comía, no podía dormir, ni ir al baño, estaba muy grave (...) la trajimos otra vez al hospital y a la media hora nos dijeron que se había muerto...", aseguró Briceño.

Actualmente, el cuerpo de Lorena Suárez se encuentra en medicina Legal, donde se le practican las pruebas pertinentes para conocer las causas de su muerte, mientras que sus familiares piden que investiguen lo sucedido y se haga justicia, para que su muerte no quede impune.