La Corte Constitucional nuevamente falló a favor de los menores de edad que han sido víctimas de algún tipo de violencia en su hogar. Ahora la Corte ordenó a los jueces de familia tener en cuenta la opinión de los niños o niñas que no quieren volver con sus familias y están dispuestos a un proceso de adopción. La Corte estudió el caso de un menor a quien un juez ordenó que fuera reintegrado con sus padres a pesar de que el historial decía que había sufrido un abuso sexual por parte del hombre que le arrendaba la casa. Señala la historia que su mamá, al parecer, trabajaba en la calle del Bronx y su abuela -quién lo cuidaba- consumía constantemente drogas. El menor a los ocho años huyó de su hogar. En el proceso judicial el juez no tuvo en cuenta la solicitud de la Defensoría de Familia y el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar que pedían iniciar un proceso de adopción. En la decisión la Corte estableció que los menores deben tener participación activa de los procesos judiciales que de alguna manera los afecten.