Cargando contenido

Estadio Plazas Alcid de Neiva/ foto Colprensa



La Fiscalía General presentó el escrito de acusación en contra de siete presuntos implicados en las graves irregularidades que rodearon la celebración del millonario contrato para remodelar el Estadio Guillermo Plazas Alcid en Neiva (Huila).

Los investigadores evidenciaron que, pese a las recomendaciones técnicas, se suscribió un contrato de obra pública para la remodelación y refuerzo arquitectónico y estructural del Estadio. A través de diversos contratos celebrados un tercero se habría apropiado de más de 25 mil millones de pesos.

Según la Fiscalía General, la obra inició con diseños y estudios incompletos, y presupuestos variados y desfasados. Igualmente se evidenció que los estudios de vulnerabilidad sísmica eran obsoletos y no se hizo el reforzamiento estructural necesario que garantizara la seguridad de la obra.

El ente acusador advirtió que apenas fueron invertidos 2 millones de pesos del presupuesto inicial establecido que superaba los 2 mil millones de pesos. Todas estas anomalías habrían generado el colapso de la estructura en el año 2016, dejando 13 víctimas mortales y nueve heridos.

Por estos hechos de corrupción deberán responder Pedro Hernán Suárez Trujillo, exalcalde de Neiva ; Carlos Alberto Ramos Parrací, exdirector de Deportes de Neiva; Carlos Fernando Puentes Ramírez, exjefe de Contratación; Mauricio Vargas Cuéllar, curador primero de Neiva; Erika Johana Fernández Figueroa, representante legal del Consorcio Diseños Estadio; Miguel Alejandro Lozano Castañeda, representante legal de Consorcio Estadio 2014 y Gustavo Adolfo Arboleda Álvarez, contratista representante legal de la Unión Temporal Neiva 2012.

Los procesados deberán responder por peculado por apropiación en favor de terceros, contrato sin cumplimiento de los requisitos legales, interés indebido en la celebración de contratos y falsedad ideológica en documento público.

Por estos hechos, la Fiscalía avanza en dos investigaciones penales. La primera, por las irregularidades en la contratación y, la segunda, por los homicidios y las lesiones.