Para los habitantes de Valledupar es motivo de orgullo tener entre sus recursos hídricos, uno tan importante como el río Guatapurí. Pese a eso, es durante su paso por esa ciudad, que recibe una avalancha de basura o desechos que amenazan con destruirlo. Como si a nadie le importara o como si no tuviera doliente alguno, el río Guatapurí es trasformado en un verdadero basurero a cielo abierto. En su paso por Valledupar, sectores como el bario Pescaito de esta ciudad y el mismo balneario Hurtado, son utilizados por vecinos del sector y los llamados ‘carromuleros’ para arrojar directamente todo tipo de residuos. La situación no es nada simple, ya que quienes contaminan el rio, tienen una explicación al porqué de su actitud destructiva: “Nosotros no tenemos un lugar que esté destinado para este fin y en algún lado tienen que quedar estos desechos” dijo José* uno de los ‘carromuleros’ entrevistados por RCN Radio, quien además aseguró que los mismos vecinos del sector les pedían que llevaran hasta allí los desechos vegetales de podas, ya que con ellos hacen carbón vegetal. La situación actual del río es desastrosa, realidad que no coincide con el supuesto amor que los valduparenses expresan por este importante recurso hídrico. Y es que ese sentimiento solo se reduce a la letra de algunas canciones; durante el recorrido, más que buenas acciones, se encontraron desperdicios de todo tipo: Además de los esperados pañales desechables, residuos de alimentos y botellas plásticas; también se encontraron inodoros, lavamanos, muebles destruidos y animales muertos. Situación que según manifestaron los habitantes del sector, está en conocimiento de las autoridades, “Corpocesar y el Municipio tenían conocimiento de ello, y hasta la fecha no han presentando una solución a dicha problemática” Asegruó una habitante del sector quien también afirmó que la recogida de basura por parte de Interaseo es deficiente en el sector. Pero el problema no es solo de basuras, la falta de compromisos con este río de ‘Agua Pura y fría’ se ve en un olvido generalizado en marcado en una malla de contención destruida y obsoleta en distintos puntos de su recorrido. “Las crecientes de la última temporada de lluvias las han derribado y la deforestación que realizan vecinos sin ningún control por parte de Corpocesar son los responsables” aseguraron habitantes del lugar.