Cargando contenido

El ingeniero Samuel Eduardo Salazar, presidente honorario de la Asociación de Ingenieros de Risaralda y quien hasta hace unas semanas hizo parte de la junta directiva del aeropuerto Matecaña, relató a RCN La Radio, las razones que lo llevaron a presentar renuncia a su escaño en la junta de la terminal área, apoyando todo su argumento en que estaba cansado de ser convidado de piedra frente a las observaciones que hizo en torno a las obras de remodelación del AeroMatecaña.

“Las recomendaciones que hicimos los miembros que venimos del sector privado, no fueron tenidas en cuenta y con tristeza vi que si quizá se hubiera aplazado la licitación para las obras de la cabecera 08 y que se estructuraran los pliegos de forma distinta, no se hubiera presentado la crisis tan delicada que hoy afronta el aeropuerto”.

Agregó el ingeniero Salazar que la junta directiva no intervino en lo ocurrido hasta el momento con el proceso licitatorio, porque la junta no tiene poder administrativo sobre la Gerencia, pero de manera reiterada se hicieron observaciones y sugerencias a la Gerente y directamente al Alcalde, pero sin efectos.

“Lo lamentable del tema es que el aeropuerto necesita urgentemente una gerencia técnica de muy alto nivel que no se va a tener con la gerencia actual, por lo que no me podía quedar allí como convidado de piedra sin hacer un aporte efectivo al proyecto”.

Agregó el ingeniero Samuel Eduardo Salazar que se siente satisfecgio de haber trabajado por el aeropuerto y haber hecho un esfuerzo desde la junta pero se dolió por los riesgos que está afrontando un proyecto bien estructurado pero que requiere con urgencia una gerencia técnica de alto nivel y capaz de garantizar la transparencia.

Finalizó diciendo que no ve cómo los responsables del estruendoso fracaso del proceso licitatorio que se ha cumplido hasta el momento, no tengan algún tipo de sanción, porque tienen que responder; “allá hay que hacer un cambio” (al referirse a la Gerencia del aeropuerto Matecaña).

El ingeniero Salazar anunció que continuará desde la sociedad civil, haciendo veeduría a lo que ocurre con el aeropuerto Matecaña, en la que le acompañan otros ingenieros expertos en este tema.