Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

A la espera el arribo de la fuerza pública, permanece la población en San Andrés de Pisimbalá

La misión de los uniformados, será determinar que clase de artefactos están sembrados en la entrada del puesto de salud de este corregimiento del municipio de Inzá.

El Coronel Olveiro Pérez, comandante de la brigada movil 29 del Ejército asegura que aún no se ha determinado si efectivamente sean explosivos.

“estamos más o menos a un kilómetro del casco urbano, hasta el momento no podemos afirmar que se trate de artefactos explosivos”, dijo el alto oficial.

La población civil ha denunciado este nuevo hecho como un atentado a la misión médica. El alcalde de Inzá Mauricio Castillo, dijo que la zona se mantiene evacuada mientras se supera esta nueva emergencia de seguridad ocasionada por una amenaza terrorista.

“ya la zona ha sido evacuada, se encuentra acordonada y esperamos lo que nos diga el ejército sobre lo que está pasando en el corregimiento”, indicó el alcalde Castillo.

El pasado 5 de octubre cuatro morteros fueron enterrados en el parque infantil de San Andrés de Pisimbalá a escasos 20 metros de donde hoy está sembrado lo que al parecer es otro campo minado. Los habitantes sostienen que viven en medio del conflicto armado con mayor intensidad.