Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

La fiscalía evaluó positivamente las unidades móviles de denuncia en el centro de Medellín

Mariano Rojas es un hombre de 59 años, que por falta de empleo formal, decidió ingresar a la vida del rebusque. Compró unos termos de tinto, varias cajas de cigarrillos y unas mentas para comenzar a trabajar en la calle La Bastilla del centro de Medellín.

Cuando llevaba una semana de trabajo fue abordado por un hombre quien le dijo ser de la vigilancia del lugar y lo amenazó.

Ante la intimidación Mariano pensó en denunciar, pero este proceso le quitaría gran parte del día laboral, porque tendría que hacer una larga fila en el bunker de la Fiscalía.

La falta de denuncia, según el director de fiscalías de Medellín, Germán Giraldo, es una de las mayores dificultades para evitar el delito. Por esta razón la entidad ubicó tres unidades móviles de atención, en lugares donde se registran robos, extorsiones y microtráfico con mayor frecuencia en el centro.

Esto no solo ha beneficiado a los vendedores informales sino a los dueños de establecimientos públicos, que aseguraron, según el director de Corbolívar, Daniel Manzano, que la seguridad se ha mejorado en un 80%

Mariano interpuso la denuncia en la unidad móvil de la Bastilla y señaló que es una buena estrategia, porque ahuyenta a los delincuentes. Hoy dice sentirse más tranquilo.

Diariamente cada móvil recibe entre 17 y 20 denuncias. Luego de dos meses de funcionamiento el total asciende a más de 700.