Según el reporte de las autoridades de la capital santandereana, Haner Sandoval de 23 años de edad, natural del municipio de Rionegro, Santander, resultó quemada en una de sus manos cuando manipulaba varios totes.

El joven fue llevado al Hospital Universitario de Santander - HUS, donde los médicos le amputaron dos dedos de su mano izquierda, el índice y el pulgar.

Los hechos se registraron en el barrio Mutis, occidente de Bucaramanga.

Las autoridades hicieron un llamado a la comunidad para que eviten la compra y manipulación de elementos pirotécnicos, con el fin de evitar más quemados durante la época decembrina.