Cargando contenido

Ahora en vivo

Ahora en vivo

Seleccione la señal de su ciudad

Covid - 19, Santa Marta, Magdalena
Cortesía

La pandemia del coronavirus ha traído grandes retos para los profesionales de la salud, quienes son los que se encuentran en la primera línea de atención enfrentándose a dilemas ético, en medio de las muertes que ha dejado la presencia de ese virus.

El jefe corporativo de Medicina Crítica de la Clínica del Country y La Colina de Bogotá, Iván Riaño, afirmó que es muy importante la comunicación, teniendo en cuenta que permite que las familias estén preparadas ante un deslace fatal.

Información relacionada: Gobierno revela de dónde saldrán los recursos para la vacuna de la COVID-19

“Es un instrumento de soporte emocional del paciente en situaciones de crisis. En cualquier escenario la comunicación se vuelve una herramienta que se clasifica en diferentes momentos, teniendo en cuenta que es muy diferente la información que se entrega de un paciente en una Unidad de Cuidados intensivos, a uno que está en piso de hospitalización", dijo.

Agregó que "en la pandemia debe existir todo un proceso educativo a la sociedad de lo que podría pasar, en una circunstancias como en las que estamos actualmente".

El especialista dijo que si existe esta educación, se facilita el trabajo de la comunicación para que la familia esté preparada y acepte en un determinado momento la muerte de un ser querido.

“Si uno enfrenta a una familia a la que tiene que decirle que su familiar probablemente va a morir, es muy importante que se tenga antes un proceso educativo para que se pueda asumir la muerte de ese ser querido”.

Además lea: Colombia recibirá nueva donación de reactivos y equipos para detección del COVID

Por su parte, la consultora en bioética, Julieta Moreno, afirmó que los casos registrados en España, Italia y Estados Unidos, sobre el dilema ético, se manejaron con diferentes criterios.

“En algunos países tuvieron criterios como la edad, discapacidades y las enfermedades, por lo que diferentes entidades reaccionaron al señalar que hay discriminación en esos criterios que no son médicos. Estas son decisiones que debe tomar el gobierno y las Secretarías de salud pública, para que la responsabilidad no recaiga solo sobre el médico de dar una mayor esperanza de vida o suspenderla”, indicó.

Agregó que Colombia está tomando decisiones de salud pública con base en países que están en condiciones económicas y de sistemas de salud diferentes.

“Existe una dificultad de expresar la toma decisiones clínicas en un escenario de restricción del recurso físico y profesional, en el que el tiempo de informar y la manera ha cambiado por la pandemia”, subrayó.

Los especialistas coincidieron en que el proceso de informar a las familias sobre el estado de salud de un paciente, ha cambiado como parte de los efectos de la pandemia.

El integrante de la Academia Nacional de Medicina, Ramón Abel Castaño, concluyó que “antes los familiares estaban en la clínica o el hospital y se podía hablar con ellos directamente, pero ahora el tema es mucho más complejo cuando el paciente está solo en una clínica y se llama a la familia a la media noche y se le dice que falleció o que se va a pasar a un final de vida porque no ha mejorado. Ahí es cuando se presentan las agresiones y la violencia al personal de la salud”.

Fuente

Sistema Integrado de Información

Encuentre más contenidos

Fin del contenido.