Como inéditas calificaron las autoridades las elecciones de 2018 en Colombia. Según el mapa de riesgo que será presentado en los próximos días por la Misión de Observación Electoral (MOE) existen factores que pueden afectar el normal desarrollo del periodo electoral; la no reanudación del cese el fuego por parte del ELN y el asesinato de líderes sociales.

Como parte del análisis de seguridad, la MOE hizo una matriz de riesgo y se definieron siete grandes categorías con variables que ayudarán a determinar cómo podría afectarse el proceso electoral.

"Este es un contexto en el que se nota que son elecciones de transición ya que se dan en un proceso de paz donde llegan actores nuevos a la política pero quedan unos nuevos en los territorios", explicó Alejandra Barrios, directora de la MOE.

Igualmente recalcó que este es un proceso inédito que definiría qué tantos son los aspectos de violencia que pueden afectar la realización de elecciones transparentes. "El asesinato de líderes hace que la gente se abstenga de participar ya que se vuelve algo peligroso. Hoy estamos viendo que hay un traslado hacia líderes sociales y comunales; al líder social lo matan y al político lo amenazan".

Frente a la incertidumbre por el cese el fuego con el ELN, advirtió que es la única organización que tiene capacidad de mostrar intereses en afectar las elecciones. "Pedimos al ELN que inicie un cese unilateral o bilateral ya que tiene poder de afectación en regiones como el sur del Chocó, Boyacá, Arauca y en las zonas de Catatumbo".

De llegar a las elecciones sin un cese al fuego por parte del ELN podría generarse un paro armado; "allí los jurados se sienten amenazados por lo que prefieren no ir. La posibilidad de ir a unas elecciones tranquilas depende de las decisiones que tome el ELN en el proceso electoral”.

¿Qué factores afectarían las elecciones?

1. Rentas ilegales y violencia: En departamentos como La Guajira donde se da el contrabando de gasolina y armas. Chocó donde se registra minería ilegal y cultivos ilícitos. Nariño y Cauca donde existe un enfrentamiento por el dominio del territorio. En estos departamentos está el factor común de la violencia política.

2. Seguridad y riesgos políticos: Aquí se da el asesinato a líderes sociales, "al líder social lo matan y al líder político lo amenazan. El primero es el enemigo, el segundo tiene la capacidad de influencia para hacer o dejar de hacer".

3. Tejidos cotidianos y violencias: Se dan nuevas violencias cuando las Farc dejan de ser los reguladores locales y sociales. Se crean pandillas y bandas delincuenciales en departamentos como Arauca, Vichada, Putumayo y Meta.

4. Nuevas trabas de condiciones y violencias: El nuevo mapa de violencia del país se empieza a ver en territorios huérfanos donde no llegó el estado y se fortalecieron las organizaciones; Tumaco en un ejemplo de eso.

5. Disidencias de las Farc y grupos posdesmovilización de paramilitares: organizaciones que quieren mantener dominio territorial. "En el marco de eso se hará un proceso electoral".

En los departamentos de Guaviare, Caquetá y Putumayo prima la financiación ilegal. En sectores como la Costa Caribe se dan más economías ilegales.

Por estas razones la MOE tomó de referencia los 170 municipios en los que se hará vigilancia especial. Según Alejandra Barrios en esas zonas debió haberse aumentando las mesas de votación y la pedagogía en municipios donde estaba la violencia.

¿Dónde están esos 170 municipios?

El primer corredor va de Cesar a La Guajira.

El segundo va de la zona de Catatumbo que va hasta la frontera de Antioquia y Córdoba, y que lleva hasta el Urabá.

El tercero corresponde al Andén del Pacífico (Buenaventura, Chocó, Cali y Nariño), ya que allí confluyen todos los intereses ilegales, desde minería hasta narcotráfico.

El cuarto se ubica en la zona de Guaviare, Huila, Caquetá y Putumayo; lugares donde hay presencia de cultivos ilícitos. "Allí había fuerte presencia del estado y ahora es considerado como 'huérfano' por ausencia del estado".

La quinta zona es la de Arauca donde debido a la situación de Venezuela y a la presencia del ELN. Según cifras oficiales más de 100 mil personas que llegaron del vecino país y tienen doble nacionalidad buscan participar en el proceso electoral.