Antiguas prendas de vestir de exguerrilleros de las Farc . Icononzo, Tolima. Foto: Carolay Morales/ RCN Radio.



Por: Carolay Morales
Twitter: @Carolaymorales

"Mi nombre real es Mario Alberto Montiel. El nombre guerrillero es Johnson" así empezó la conversación mientras caminábamos por el barrio Brisas de Paz, en el Espacio Territorial de Capacitación y Reintegración (ETCR) 'Antonio Nariño' de Icononzo, Tolima.

'Johnson', como le dije un par de veces (quizá porque me pareció más corto el nombre) tenía una pala al hombro. Acababa de sembrar papa, además de 'limpiar' algunos cultivos de cebolla y remolacha.

En Icononzo hace frío. Algunos cuentan que es porque está cerca al páramo de Sumapaz en Cundinamarca. Me dice además que ha estado casi toda su vida en clima cálido y húmedo, pero que ya se acostumbró al frío.

-Tenemos varios proyectos. Con unos compañeros hacemos danza y teatro. También tenemos proyectos productivos de cultivos y de reciclaje- dijo.

Mientras recorríamos el espacio territorial, en el que viven cerca de 320 personas, contó que algunos compañeros salen a visitar a sus familias y a cumplir tareas políticas en los municipios cercanos a la zona.

[imagewp:433724] Museo de las Farc. En la pared los nombres de los guerrilleros muertos en combate. Icononzo, Tolima. Foto: Carolay Morales/ RCN Radio.

Llegamos al 'Museo Campamento de Memoria Fariana'. Era un salón. Había tres maniquíes vestidos con la antigua ropa verde olivo de las Farc. Él describió cada prenda, diciendo que la mayoría fue fabricada por ellos mismos.

Mario Alberto nació en Ortega, Tolima y a los 13 años ingresó a las filas de las Farc. Su mamá quedó embarazada cuando tenía 15 años y los abandonó a él y a su hermana.

-Llegué porque a mí realmente me gustaba. Fui consciente... pero bueno... no estaba tan claro en la lucha guerrillera porque era un niño, pero fui consciente de irme para allá. Nadie me obligó-, narró Johnson con 32 años.

Estuvo la mayor parte del tiempo en el Vichada combatiendo con las Farc y atrás quedó la familia repartida en Bogotá, Ortega e Ibagué.

-No me he visto con ellos desde que llegué a las Farc hace 19 años, pero con mi mamá no me veo hace más de 20 años-, afirmó.

Esta navidad será distinta. Cuando estaba en el grupo guerrillero no podía celebrar las fiestas de fin de año por miedo a los helicópteros del Ejército que constantemente sobrevolaban algunas zonas.

Esta vez, su familia, como llama también a las Farc, tiene planeada hacer una fiesta con comida, aunque hay "mucha gente que se irá el 24 con sus familiares" a los que tal vez no ven desde hace décadas.

"El 31 de diciembre quiero estar con mi familia. Voy a ir a Ibagué. Ellos no sabe que voy para allá porque hace mucho no los veo". Una tía con la que habló le está ayudando con la sorpresa. Se siente ansioso porque verá a sus tíos, primos y a su mamá.

"Hay como una vaina... emociones encontradas porque nunca supe las circunstancias de por qué mi mamá nos abandonó y quiero que ella me explique", aseguró.

En el 'Museo de Memoria Fariana' quedó la ropa colgada en maniquíes donde cargaban las municiones, las granadas y demás elementos de guerra.

[imagewp:433725] 'Johnson'. Icononzo, Tolima. Foto: Carolay Morales/ RCN Radio.

"Dejé de vestirme así hace como dos meses porque cuando empezó a implementarse el proceso de paz se demoró un poco la ropa", comentó.

Ese día él llevaba un jeans, camiseta a cuadros de color verde y blanca y una camiseta blanca debajo, con una insignia de las Farc.

¿Cree que alguna vez volverá a vestirse el con uniforme?, le pregunté. Johnson respondió:

"Creo que no. Vamos a hacer todo lo posible para seguir el proceso revolucionario ya no por medio de las armas, sino por medio de la palabra".