Cargando contenido

Los detenidos son los cabos del Ejército Nacional Luis Moreno Montes y Carlos Alberto Betancourt Sánchez, y el agente de la Dirección Nacional de Inteligencia del Ejército Wilson Leonardo Torres Wilches.

Los delitos serían cohecho impropio, espionaje y violación de datos personales, aparte de concierto para delinquir. Según la Fiscalía, estos militares estarían implicados en las graves irregularidades presuntamente cometidas en la sala Andrómeda en Bogotá, y su participación también demostraría la relación con el "hacker" Andrés Sepúlveda. Ambos casos se relacionan con un supuesto sabotaje al proceso de paz.

Además, como lo dijo el director del CTI, Julián Quintana, de esas estrechas relaciones entre Andrómeda y el hacker se habría beneficiado una campaña política (aunque no hizo alguna referencia explícita, vale recordar la pugna en las elecciones presidenciales por el video que supuestamente involucraba al uribista Óscar Iván Zuluaga con Sepúlveda).

La audiencia se ha manejado con un fuerte hermetismo, pues las autoridades no permitieron el ingreso de los medios de comunicación a la sala de audiencia, por lo que la diligencia se ha desarrollado a puerta cerrada.

El fiscal que maneja el caso lo asignó directamente la Dirección Nacional de Fiscalías por la gravedad de los delitos señalados.