La comunidad indígena, que adelantaba un bloqueo al complejo petrolero de Campo Rubiales, en Meta, levantó esta mañana la protesta que ya completaba 4 días. Estos bloqueos paralizaron la producción de 81 pozos, a cargo de Ecopetrol, lo que puso en riesgo la operación de más de 10.000 barriles de crudo. Fuentes de la compañía indicaron que la petrolera presentó de manera formal una solicitud de consulta previa al Ministerio del Interior, con el fin de que se adelante este proceso con las comunidades. Se comprometió además a solucionar por la vía del diálogo con las comunidades indígenas el conflicto social en la zona. Este proceso de consulta previa podría durar cerca de 3 meses. No obstante, persisten los bloqueos contra otro complejo petrolero, el de Castilla, luego de que la compañía denunciara que los protagonistas de las protestas son, entre otros, extrabajadores de la Empresa de Energía de Bogotá y miembros del sindicato de la USO.